Palabras para cambiar el mundo

Publicado en: PdF (Personal Democracy Forum) (13.08.2009) (versión en inglés) (Artículo 1)

James Baldwin, escritor afroamericano y uno de los más conocidos precursores del movimiento de derechos civiles, afirmaba: “Escribimos para cambiar el mundo (…). El mundo cambia en función de cómo lo ven las personas y si logramos alterar, aunque sólo sea un milímetro, la manera como miran la realidad, entonces podemos cambiarlo.”  Yo lo voy a intentar, humildemente, compartiendo en inglés y en español mis reflexiones con toda la comunidad de lectores de Personal Democracy Forum.

Escribir como paso inicial, básico, innegociable. Escribir para pensar desde la identidad y la individualidad. Escribir para ser más, para ser voz plural, sumando voluntades, recosiendo identidades. Escribir para ser leído, comentado, reenlazado, distribuido. Leer para transformar lo individual en colectivo, lo personal en comunitario, para reconstruir un relato coral. Leer, porque -como escribe Harold Bloom–  “sólo la lectura atenta y constante proporciona y desarrolla plenamente una personalidad autónoma”.

La democracia necesita electores pero, sobre todo, lectores. Leer tiene la capacidad de combatir la sumisión al poder, a lo establecido, a lo injusto. Leer es el primer combate por la libertad. Leer lo prohibido, lo censurado, lo omitido. Necesitamos construir una alianza de lectores para el cambio social. Las tecnologías 2.0 nos permiten recuperar la fuerza de las palabras, el discurso y el debate porque son la materia prima de las redes y de la “conversación”. Personas que se materializan en la vida digital en forma de twitts, feeds, posts, comments, links, sms. Personas que son palabras. Palabras que son redes.

Leer no es indispensable para vivir. Pero la vida sin lectura es la oscuridad y el aislamiento. El mundo necesita palabras de esperanza, palabras para poder cambiar la realidad de millones de personas, que se articulen en propuestas políticas de gobernabilidad democrática y sostenible. Leer es el primer cambio, el fundamental.

En menos de dos años, veremos doblar la capacidad de memoria de nuestros sistemas de almacenamiento, procesamiento y distribución. Una economía y una sociedad construida con la materia prima del conocimiento, sostenible, sin límites… Un mundo de palabras, datos, imágenes y números. Los ciudadanos en red, los ciudadanos lectores, debemos transformar el volumen abrumador en ideas. El ruido acelerado debe dar paso a la lectura nítida y pausada de propuestas de cambio.

Hagamos de la Red, de la blogosfera, la voz de los sin voz, la voz de la ciudadanía, de las personas. La movilización en la Red es, fundamentalmente, una movilización lectora para no quedar atrapados ni absorbidos por el flujo incesante de información que nos aturde y nos paraliza. O lo que es peor, que ignoramos.

Quizás ha llegado el momento de escribir con moderación, ofreciendo sentido al silencio o a las pausas. Escribir sólo lo imprescindible. Madurar lo que se escribe para dar consistencia a nuestras ideas y propuestas. Escribir lo vital para abrazar la lectura con rapidez y con urgencia. Gracias por invitarme a participar de la lectura compartida, permitiéndome escribir cada cierto tiempo en el que es, sin duda, el blog colectivo de referencia política para muchos lectores. Espero contribuir y, sobre todo, aprender.

Artículos de interés:
El peso de la palabra (Lluís Bassets)
Fuente: El País (10.09.2009)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Palabras para cambiar el mundo

  1. Pingback: Daniel Mehrad
  2. Pingback: Pedro Villarrubia
  3. Acabo de volver del Blog de Dulce Xerach , que cita una de las frases de Clay Shirky que entresaqué de Usnow The film y que reproduzco también aquí en el tuyo: “La revolución no pasa cuando la sociedad adopta nuevas herramientas, sino cuando adopta nuevos comportamientos” . Quiero que sea evidente que serán las palabras las que impulsarán este cambio de comportamientos. Gracias por las tuyas.
    Ver Dulce Xerach. http://dulcexerach.blogspot.com/2009/08/un-inciso-nuestra-causa.html

  4. Pingback: Roger Colom
  5. Pingback: Antoni Gutiérrez
  6. Pingback: Natalia Touzón
  7. Pingback: Marc Garriga
  8. Pingback: Natalia Touzón
  9. Pingback: anafmora
  10. Pingback: GobCampEspaña
  11. Pingback: Ricard Espelt
  12. Pingback: Ese:o
  13. Pingback: Melchor Gaspar
  14. Pingback: Antoni Gutiérrez
  15. Pingback: EQUO Almería
  16. Pingback: EQUO Almería
  17. Pingback: Carles Rivas
  18. Pingback: Reyes Montiel
  19. Pingback: Reyes Montiel
  20. Pingback: Loles Cardona
  21. Pingback: Marta Gómez Mata
  22. Pingback: Gabriel Navarro
  23. Pingback: Quim Brugue
  24. Pingback: Pilar Dominguez
  25. Pingback: Vanesa Monge
  26. Pingback: Andrea Carrascal
  27. Pingback: Pep Sánchez
  28. Pingback: Miquel Villanueva
  29. Pingback: Antoni Gutiérrez
  30. Pingback: Esther Luque
  31. Pingback: Antoni Gutiérrez
  32. Pingback: Bego Nasarre
  33. Pingback: Antoni Gutiérrez
  34. Pingback: Gabriela Victoria
  35. Pingback: Gabriela Victoria
  36. Pingback: DataStrategia
  37. Pingback: Iñigo de Barrón
  38. Pingback: pablo aduren
  39. Pingback: Eduard Carrera
  40. Pingback: Xavier Arbos Marin
  41. Pingback: Gema Antelo
  42. Pingback: Jordi Cuadras
  43. Pingback: Jordi Cuadras
  44. Pingback: rosendo navarro
  45. Pingback: castros
  46. Pingback: Manel Tornadijo
  47. Pingback: Antoni Gutiérrez
  48. Pingback: Antoni Gutiérrez
  49. Pingback: azu rodriguez
  50. Pingback: Pero no ahora
  51. Pingback: Marian Abellán
  52. Pingback: Montse Ros
  53. Pingback: TONI MORA
  54. Pingback: Abel Gálvez
  55. Pingback: Jaume Álvarez
  56. Pingback: Jaume Álvarez
  57. Pingback: calafate
  58. Pingback: Ribera del Duero
  59. Pingback: Miguel Angel
  60. Pingback: Miguel Angel
  61. Pingback: David Gonzalez
  62. Pingback: Luis Cornago
  63. Pingback: El Breviario
  64. Pingback: Alison Guerrero
  65. Pingback: Alison Guerrero
  66. Pingback: Fernando Burgos
  67. Pingback: Eduardo Arriagada
  68. Pingback: Pablo Garzón
  69. Pingback: +Democracia
  70. Pingback: Ravana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *