La política móvil

Publicado en: El Periódico de Catalunya (5.07.2010) (versión pdf en castellano) (versió pdf en català)

La revolución móvil es imparable. A la última presentación de Apple de su sorprendente iPhone 4, con evolucionadas prestaciones, se une el anuncio sobre el despegue definitivo de la telefonía móvil de cuarta generación (4G), sobre redes LTE (Long Term Evolution) que permitirán velocidades de descarga de 100 megas por segundo, como sucede ya en Suecia o Noruega.

Los móviles van a dejar de ser sólo teléfonos para convertirse en el instrumento más versátil, global y potente que nunca hemos disfrutado. Cada vez más pequeños, cómodos y completos, estos nuevos dispositivos se adaptan bien a nuestra vida en movimiento. Life Mobile Style es, seguramente, el concepto más transformador del comportamiento social e individual que hemos conocido hasta ahora. Esta vida provoca mutaciones en las pautas de consumo y de uso personal y profesional, que son bien conocidas por el mercado e ignoradas por la política.

En España, además, desde el móvil se envían más SMS, se descarga más música y se accede más a Internet y a las redes sociales que en el resto de Europa. Todo ello se explica por razones culturales y climatológicas. La tecnología se adapta con eficacia y comodidad a una sociedad abierta, relacional y móvil que pasa muchas horas en la calle, en contacto con otras personas. No es de extrañar que sea este el país europeo donde más ha crecido la inversión en publicidad online durante el último año.

Frente a todo ello, la política ofrece un panorama bastante fijo y estático que podría explicar, en parte, la falta de conexión vital con la ciudadanía. La gente se ha ido a vivir a las redes sociales, mientras que la política sigue encerrada en sus sedes sociales, corriendo el riesgo de alejarse todavía más de la cotidianeidad de las personas (en su dimensión individual, cívica o profesional) si no adapta sus maneras de comunicarse, organizarse y compartir la información a través de los nuevos dispositivos.Estamos hablando de la inaplazable transformación de las estructuras de partido a entornos digitales pensados para las aplicaciones personales y móviles: web móvil, aplicaciones para iPhone, entornos gráficos, contenidos semánticos, visualizacion, geolocalización y realidad aumentada, etcétera. Conceptos que la política asimila lentamente, mientras la vida se mueve a una velocidad de vértigo. En los próximos 18 meses, por ejemplo, se multiplicará por dos toda la información disponible en la red, subimos cada segundo más de 24 horas de imágenes en YouTube.

En España, los jóvenes entre 15 y 35 años prefieren ya el móvil al ordenador y, en EEUU, cuatro de cada diez creen que será su fuente de entretenimiento en el futuro. Dispositivos móviles que se convierten en un medio masivo, con 4.500 millones en todo el mundo, de los cuales 500 millones tienen acceso a Internet (se estima que en cinco años habrá más tráfico de web móvil que de fijo).
Una nueva y poderosa arma democrática está al alcance de la mano de muchos ciudadanos. Nuestros móviles, a día de hoy, tienen más tecnología que toda la que se utilizó para llevar al hombre a la Luna. Es una auténtica revolución casi comparable a la industrial, pero superior en su evolución (en el tiempo, en su extensión, penetración y capacidad). Dispositivos con cámara, grabación de imagen y sonido, lectura de QR, acceso a Internet, orientados hacia las redes sociales y con innumerables aplicaciones para la socialización. Este potencial genera nuevos equilibrios entre la política y el activismo, permitiendo ejercer una ciudadanía activa, crítica y comprometida a golpe de clic sin esperar instrucciones, ni aceptar dirigismos. La lógica del centralismo democrático, con su caduco modelo orgánico que otorga autoridad a la jerarquía, no encaja nada bien en una sociedad que sólo acepta la autoridad que nace de la reputación y del mérito.

La política debe adaptarse a esta realidad imparable e iniciar una acelerada inmigración digital hacia entornos vitales nuevos. Debemos encontrarla en nuestro móvil, de la misma manera que encontramos nuestro banco, a nuestros amigos o nuestro trabajo. O se comprende que la tecnología móvil puede organizarnos mejor, en la sociedad del conocimiento, para la acción política, o todo lo que se haga serán imitaciones tardías, sin autenticidad y sin sentido.

Las exitosas experiencias de las recientes campañas norteamericanas y británicas están siendo estudiadas a fondo. Las elecciones son siempre una oportunidad para explorar y dar nuevos pasos, pero no se trata de experimentar con criterios fundamentalmente mediáticos para competir en una suerte de concurso de hits digitales. Sino de comprender que la vida móvil es uno de los retos culturales más importantes a los que la política democrática debe responder si quiere ser útil y práctica para la cotidianeidad. Tener la primera aplicación o servicio en la carrera competitiva por ver quien es más moderno y digital está bien, muy bien. La competición estimula. Pero comprender la naturaleza y la profunda transformación en el modelo de relación que supone la vida móvil, es lo importante.

Enlaces relacionados:
La política móvil (documento powerpoint)
La política móvil (vídeo)
Política 2.0: La política mòbil (article a 3cat24.cat de Jordi Baró, 25.06.2010).
La política de butxaca (Entrevista a “Política 2.0”, un espai setmanal del programa “Polièdric” de Catalunya Informació, on s’analitza l’ús de les eines 2.0 que es fa en aquest camp. Podcast del programa).

Enlaces de interés:
Cómo los smartphones cambian los hábitos (Marketing News, 26.05.2011)
Vivir en la ‘nube’…digital (La Vanguardia, 6.03.2011)
Más de la mitad de los usuarios de móviles se conecta  a Internet cada día
Fuente: 233grados.com (17.08.2010)
Internet móvil, en un solo año, el tráfico mundial de datos móviles casi se ha triplicado
Fuente: Tuexperto.com (Eva Martín, 16.08.2010)
El móvil, ¿la nueva VISA?
Fuente: Revista Consumer (versión pdf)
LTE, una tecnología móvil de gran velocidad. El despliegue podría llegar a partir de 2011
Fuente: PC World.es
España lidera el ránking europeo de acceso a Internet desde el móvil
Fuente: La Vanguardia (30.06.2010)
20 sesiones web en 5 años, ¡todo un éxito!
El bloc de gencat (resumen de las sesiones)
“No creo que Twitter dure mucho tiempo”
Fuente: El País (5.11.2010)
“La verdadera revolución son los móviles, no el iPad”
Fuente: El País (17.12.2010)
La expansión de la nuevas tecnologías
Fuente: La Vanguardia. Tendencias (24.01.2011)

Informes:
Informe eEspaña 2010 de la Fundación Orange
Informe La Sociedad de la Información en España 2010 siE[10 de la Fundación Telefónica
Usos d’Internet a Catalunya GESOP 2011. Breu de Dades (8)

Connected devices: does the iPad changes everything? (21.10.2010)

Digital Life (Estudio sobre el Consumidor Digital lanzado a nivel mundial por TNS)
Las redes sociales e Internet en el móvil, pareja de ases (prcomunicación, 13.12.2010)

Un estudio confirma el poder electoral de las redes sociales (ABC, 27.01.2011)
Ver el Estudio de Pew Internet: ‘The Internet and Campaign 2010‘ (Aaron Smith)

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: La política móvil

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: Miquel
  3. Pingback: hervella
  4. Pingback: Toni Aira
  5. Pingback: FC Blanquerna
  6. Pingback: Javi Ruiz
  7. Pingback: Antonio Fumero
  8. Pingback: David Elías
  9. Pingback: cinking
  10. Pingback: Jesús Gordillo
  11. Pingback: Carina Maguregui
  12. Pingback: Carina Maguregui
  13. Pingback: Christian Espinosa
  14. Pingback: via multimedia
  15. Pingback: Paúl Barahona
  16. Pingback: Diego Cruz
  17. Pingback: esthervargasc
  18. Pingback: Fabiano Angélico
  19. Pingback: Lanna Morais
  20. Pingback: edgarvargase
  21. Pingback: Paúl Mena Erazo
  22. Pingback: Mar Peris
  23. Pingback: Junior da Silva
  24. Pingback: Miguel Arciniega
  25. Pingback: Javier Ortego
  26. Pingback: ildepg
  27. Pingback: hoy no
  28. Buenas Antonio. También me gustaría añadir que está nueva “revolución” de los móviles ha generado un declive de los blogs, a la par que un desmesurado crecimiento de otras plataformas más adaptadas a los móviles, como puede ser Twitter.

    Como todo tiene sus pros y sus contras. Más difusión, pero a su vez quizás… ¿menos intercambio de opiniones y reflexiones al estar todo más condensado? Como siempre, tendremos que comprobarlo pasado un tiempo.

    Saludos desde http://www.cyberelector.com/

  29. Pingback: Antoni Gutiérrez
  30. Pingback: Pere Joan Oliver
  31. Pingback: Miquel
  32. Pingback: DTAVAREZ
  33. Pingback: OPTIC
  34. Pingback: july lópez
  35. Pingback: Antoni Manchado
  36. Pingback: Gestion Publica VE
  37. Pingback: Paco Gil
  38. Pingback: Gestion Publica VE
  39. Pingback: Antoni Gutiérrez
  40. Pingback: Antoni Gutiérrez
  41. Pingback: antonigr
  42. Pingback: Javier Majan .·.
  43. Pingback: joan carles march
  44. Pingback: Idania
  45. Pingback: Rafa Laza
  46. Pingback: Gestion Publica VE
  47. Pingback: Idania
  48. Pingback: Rafael Laza
  49. Pingback: Benigno Piñera
  50. Pingback: Maria Tebar
  51. Pingback: Gema Díaz Palomar
  52. Pingback: Vanesa Ortega
  53. Pingback: Vanesa Ortega
  54. Pingback: vid xxi
  55. Pingback: II Cumbre Mundial
  56. Pingback: Iria Puyosa
  57. Pingback: Antoni Gutiérrez
  58. Pingback: pepin menjibar
  59. Pingback: Joan Margall
  60. Pingback: Alejandro Moledo
  61. Pingback: Gustavo Muñana
  62. Pingback: Teresa SC
  63. Pingback: Teresa SC
  64. Pingback: Carme Garrido
  65. Pingback: Antoni Gutiérrez
  66. Pingback: Carme Garrido
  67. Pingback: Yasser Marmol
  68. Pingback: Antoni Gutiérrez
  69. Pingback: Pablo Sopena
  70. Pingback: Antoni Gutiérrez
  71. Pingback: Encarna Sandonis
  72. Pingback: Manuel Palomar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *