Economía transparente

Publicado en: Cinco Días (24.06.2011) (versión pdf)

La economía sumergida en España suponía ya entre 2005 y 2008 el 23,7% del PIB, según un estudio publicado en marzo por la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas). Entre 1980 y 2008, el volumen de la economía oficial se había más que duplicado y, en cambio, la economía oculta, en el mismo periodo, se multiplicaba por cuatro.

En plena crisis económica y financiera, e inmersos en profundas reformas estructurales en el marco de los planes de estabilidad europea, hay que afirmar, sin lugar a dudas, que la economía opaca es el principal problema para la recuperación económica de España. No nos podemos permitir que el 17% de nuestra actividad económica esté al margen de la ley y de la fiscalidad. Tenemos un brazo atado a la espalda.

Las causas de la lacerante persistencia de la opacidad de un porcentaje tan significativo son múltiples, pero -a mi juicio- podría existir una relación perversa entre nuestros déficits de acceso a la información pública y privada, los costes de conexión y el retraso en la digitalización de las empresas. Contextos que permiten que la economía sumergida, el dinero negro y la precarización puedan persistir. Es decir, una sociedad menos conectada (menos transparente) favorece comportamientos opacos y fraudulentos.

El coste doble de la banda ancha, por ejemplo. En un estudio comparativo realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) se indica que los precios españoles de las ofertas Triple Play (teléfono fijo, banda ancha y televisión de pago) duplican a los de otros países europeos. Y, según un informe de la consultora tecnológica Analysys Mason, la banda ancha en España continúa siendo de las más caras, en concreto, el ADSL cuesta en nuestro país un 141% más que el precio medio en Europa y el triple que en países como Francia, Estonia o Suecia.
Además, es uno de los únicos cinco países de la UE que no permite que los ciudadanos tengan el derecho de acceder a la información de los poderes públicos a través de una Ley de Transparencia (compartiendo el “privilegio”  con Grecia, Chipre, Malta y Luxemburgo). El Gobierno ha aplazado reiteradamente este compromiso, aunque es posible que se impulse de nuevo el trámite parlamentario que haga posible la deseable Ley antes de finalizar el período de sesiones.

Para darnos una idea de la profundidad del agujero negro de la economía oculta, basta con compararla con la economía digital. La actividad económica entorno a Internet supuso en 2009 el 2,2% del PIB, generó unos 100.000 empleos directos y puede elevar su aportación al PIB español hasta el 5,1% en 2015, según el informe España cONecta:Transformación de la economía española a través de Internet, elaborado por The Boston Consulting Group para Google. En 2010, España se convirtió en el tercer país de la UE en comercio electrónico, como indica el estudio sobre Comercio Electrónico 2010 del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio.

Combatir la economía sumergida en un país que es el principal poseedor de billetes de 500 euros de toda Europa (según fuentes de la Agencia Tributaria) es un reto inexcusable e inaplazable.  Para ello, será fundamental el impulso del eGobierno o Open Government que parece que es sólido y constante. Lo demuestran las destacadas iniciativas privadas y públicas que están generando aplicaciones digitales y servicios online con los datos públicos disponibles.

Nuestra administración tributaria debe, también, explorar más las oportunidades del cruce de datos, la trazabilidad de determinadas operaciones y el seguimiento a los fragmentos de información que, a pesar de la opacidad, cada vez son más frecuentes en la sociedad digital.

Más internet no sólo puede actuar como alternativa (nuevo modelo productivo) y complementariedad (nuevos mercados y modelos de negocio) a la economía “del ladrillo y sombrilla”, sino que puede suponer una oportunidad para combatir la economía oculta, impulsando el cambio hacia una economía transparente basada en el libre acceso a la información y el conocimiento.

En una economía transparente y abierta (fuertemente digitalizada en sus operaciones, presencias y comunicaciones) se reduce el caldo de cultivo que permite la infección de la economía oculta. Internet es la luz que puede impedir la opacidad de muchas actividades ilícitas, que permiten el fraude y son la antesala del delito o la corrupción.

En la última reunión del G8 en París, el presidente Sarkozy, fiel a su instinto y habilidad política, tuvo la idea de convocar, con la ayuda inestimable de la agencia Publicis Groupe, un e-G8 previo con los principales líderes de la economía digital con Mark Zuckerberg de Facebook a la cabeza. Hablaron de libertad, privacidad y modelos de negocio. Pero la privacidad es lo contrario a la opacidad. Lo discreto y privado no tiene porque ser oculto e ilegal.

Artículos relacionados:
Élites desconectadas (El Periódico de Catalunya , 13.04.2011)
“Open Government” y crisis económica (Cinco Días, 25.01.2011)
Menos Ladrillo y más Internet (Expansión, 03.09.08)

Otros artículos de interés:
La récession favorise la digitalisation (Francis Pisani. Le Monde, 15.08.2011)
La economía sumergida (Miren Etxezarreta. Público, 21.06.2011)
Subir impuestos es de izquierdas (Ignacio Escolar. Público, 08.06.2011)
Capitalismo y fiscalidad (Jordi Alberich. El Periódico, 07.06.2011)

Estudios e Informes:
Las Tecnologías de la Información en la Empresa Española 2011 (Primera edición de este Informe conjunto realizado por ESADE y Penteo)

Informe eEspaña 2011 (Fundación Orange) (versión pdf)
Artículo relacionado:
España se queda atrás en la carrera de la nuevas tecnologías
Fuente: El País (19.07.2011)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Economía transparente

  1. Pingback: blogspopulares
  2. Pingback: Mertxe Pasamontes
  3. Pingback: ajlopez
  4. Un excelente punto de vista, que no solo convendria a Espana adoptar y poner en vigor, sino ademas, a paises de Latinoamerica y el Caribe, de modo que los mismos gobiernos, en su mayoria dilapidadores y corruptos, se vean forzados a transparentar la planificacion presupuestaria y el uso de los recursos fiscales.

  5. Pingback: Antoni Gutiérrez
  6. Pingback: Daniel Giralt
  7. Pingback: Luis Urueña
  8. Pingback: acanelma
  9. Pingback: ma_martin
  10. Pingback: arati
  11. Pingback: Antonio Anson
  12. Pingback: ADEGI
  13. Pingback: Juancar Etxeberria
  14. Pingback: Francesc Grau
  15. Pingback: Ramón Ramón
  16. Pingback: Ramón Ramón
  17. Pingback: Cesar Ramos
  18. Pingback: Cristina Trias
  19. Pingback: Socialismo Abierto
  20. Y es que, Antoni, ¿cuál sería la situación con los índices declarados de desempleo si no hubiese ese nivel de economía sumergida y dinero negro?
    El factor cultural también tiene su peso en el fenómeno a mi entender.

  21. Pingback: Transparencia R M
  22. Pingback: Gabriel Navarro
  23. Pingback: Gabriel Navarro
  24. Pingback: Attac Murcia
  25. Pingback: David Alvarez
  26. Pingback: David Alvarez
  27. Pingback: *
  28. Iñaki: Es cierto, hay un tema “cultural”…
    Pero no podemos aguantar un 23% de economía sumergida. Es profundamente injusto.
    Menos recortes y más inspección!

    José: Sí, la transparencia económica y política tienen efecto “espejo” y estimulan la ejemplaridad. Nos interesa ambas, por lo que de contagio (positivo) generan.

    Gracias por los RT’s!!!
    Seguimos

  29. Pingback: Govern Obert
  30. Pingback: Albert Llueca
  31. Pingback: Barbara Blay
  32. Pingback: mariviromero
  33. Pingback: Manel Heras Lort
  34. Pingback: Alfonso de Cabo
  35. Pingback: Nacho Muñoz
  36. Pingback: Maite Alonso
  37. Pingback: hervella
  38. Pingback: Jesus Montori
  39. Pingback: PATRICIA COLON
  40. Pingback: Alfonso Alcantara
  41. Pingback: Unnovox
  42. Pingback: Doctor Otorongo
  43. Pingback: Jose Antonio Vilar
  44. Pingback: montse maroto
  45. Pingback: Jose Antonio Vilar
  46. Pingback: qa_startup
  47. Pingback: Mario MS
  48. Pingback: Sergio Robbe Somo
  49. Pingback: Francisco Solano
  50. Pingback: Francisco Solano
  51. Pingback: Francisco Solano
  52. Pingback: Francisco Solano
  53. Pingback: Govern Obert
  54. Pingback: Francisco Solano
  55. Pingback: Rafa Valdes
  56. Pingback: Antoni Gutiérrez
  57. Pingback: Andrés Nin
  58. Pingback: Antoni Gutiérrez
  59. Pingback: javiramirez
  60. Pingback: Rafel Amoros
  61. Pingback: ILDEFONSO MARIN
  62. Pingback: Cesar Javier
  63. Pingback: Andreu Orte
  64. Pingback: John Connor
  65. Pingback: Antoni Gutiérrez
  66. Pingback: Tolo Moya
  67. Pingback: blogscenos
  68. Pingback: Antoni Gutiérrez
  69. Pingback: Imma Aguilar
  70. Pingback: Lorenzo Checa
  71. Pingback: salvador bilurbina
  72. Pingback: Antoni Gutiérrez
  73. Pingback: Asesor Político
  74. Pingback: David Alvarez
  75. Pingback: Fernando Gil
  76. Pingback: Agustín Ronda
  77. Pingback: ignacio alonso
  78. Pingback: Joan Gil Oliveras
  79. Pingback: Gestion Publica VE
  80. Pingback: Serge G Laurens
  81. Pingback: Marc Garriga
  82. Pingback: Gabriel Navarro
  83. Pingback: Gabriel Navarro
  84. Pingback: Antoni Gutiérrez
  85. Pingback: Alejandro Lorenzo
  86. Pingback: Sergio J. Ramis
  87. Pingback: Antoni Gutiérrez
  88. Pingback: Alejandro Lorenzo
  89. Pingback: Antoni Gutiérrez
  90. Pingback: Julia Rodríguez
  91. Pingback: Sergio Ramis
  92. Pingback: Antoni Gutiérrez
  93. Pingback: Montse Ros
  94. Pingback: Oliver M Jimenez
  95. Pingback: Oliver M Jimenez
  96. Pingback: Oliver M Jimenez
  97. Pingback: Oliver M Jimenez
  98. Pingback: Oliver M Jimenez
  99. Pingback: Dani segura

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *