La ansiedad de Sarkozy. La serenidad de Hollande

Publicado en: El Periódico de Catalunya (6.05.2012). La carrera hacia el Elíseo: La ansiedad de Sarkozy/ La serenidad de Hollande (versión pdf)

La ansiedad de Sarkozy
Nicolas Sarkozy ha perdido la campaña y los papeles en más de una ocasión. Sus desplantes, cuando no claramente insultos, a periodistas o electores forman parte de su carácter irascible. Siempre a la defensiva, aunque ataque, se ha mostrado irritable y zigzagueante. No ha sabido encontrar el tono.

En ausencia de la política en su campaña (y casi en su presidencia) ha actuado a golpe de impulsos mediáticos. Su hiperactividad ha sido agotadora. Ha confundido la política con la sobreexposición del poder. Y su instinto táctico le ha permitido sobrevivir y rehacerse en muchas ocasiones. Pero esta vez, sin norte, se ha movido como una veleta. Quiso refundar el capitalismo… y lideró el ataque a Libia como parte de una campaña para la mejora de su popularidad. Ha acabado flirteando con el Frente Nacional y la derecha extrema. Sin escrúpulos y sin brújula, se la ha jugado a la carta del populismo. No fue hasta el 20 de febrero, para apurar las ventajas del cargo presidencial, que anunció su candidatura, un mes más tarde que su rival.

Torpemente, ha utilizado la crítica realidad económica española para alertar al electorado de los riesgos de la gestión de los socialistas. Cuestionable e improcedente, parece que ha errado el tiro. Los franceses le tienen más rabia a Merkel que a Zapatero. El problema de Sarkozy no es Merkel, es Merkozy. El símbolo icónico de un político diluido y fundido con la líder alemana. Quizá demasiado para la autoestima francesa.

La campaña de Sarkozy no empezó de la mejor manera. A las pocas horas de mostrar su lema, La France Forte, se descubrió que el fondo de la imagen no era de Francia sino de Grecia y que el eslogan ya había sido usado por Valéry Giscard d’Estaing en 1981 (perdiendo contra el socialista Mitterrand ). Errores publicitarios que reflejan la obsesión mediática y la ansiedad instrumental de Sarkozy y su excitación permanente por obtener cualquier buena imagen a costa de cualquier precio.

Después de perder la primera vuelta, tan solo tenía una oportunidad: el debate electoral. En el 2007 consiguió ganarlo claramente frente a Ségolène Royal, expareja de Hollande . Esta vez no ha podido con François. Una dulce venganza personal y política.

La serenidad de Hollande
François Hollande ha ganado claramente la campaña electoral y aunque no es condición suficiente para vencer en las urnas es más fácil conseguirlo si lo has hecho bien. Su victoria en la primera vuelta así lo acredita. Los franceses optarán hoy –más que por dos partidos– por dos maneras de entender la política y el poder. Estas son las claves principales.

El candidato del cambio empezó pronto y marcando el ritmo. El 22 de enero, en Le Bourget (cerca de París), Hollande habló durante hora y media, ofreciendo un discurso sorprendente, que fue valorado por la opinión pública como uno de los mejores de todos los tiempos. Mezclaba lo personal y lo político, anclado en los valores de la izquierda y citando a Camus, Luther King, Kennedy, Obama. El discurso, de estadista –y minuciosamente preparado por él mismo– fue ampliamente alabado y transformó de golpe la percepción blanda que se tenía sobre él. Demostró que podía ser un gran líder, ante el entusiasmo de sus simpatizantes. Reivindicó otra política, otro mercado, otra Francia. Y se reivindicó a él mismo.

Hollande ha identificado correctamente el sentimiento que suscita Merkel en el electorado. Se presenta como el dirigente que se enfrentará a Merkel: a su manera de entender Europa, la sociedad y las finanzas internacionales y comunitarias. Hollande ha representado mejor los intereses (y los sentimientos) de la ciudadanía francesa. Emerge un renovado nacionalismo de corte socialdemócrata. Ha sido útil para su candidatura. Veremos si es, también, bueno para Europa.

Hollande se presenta como el continuador de la historia francesa en la búsqueda de la igualdad. Su vídeo electoral, entremezclando el relato progresista francés, con el uso de frases de su discurso de Le Bourget, (al estilo del vídeo Yes, We Can de Obama ) está plagado de pequeños guiños simbólicos que relacionan épocas, ideas y referentes políticos. Ha utilizado bien la historia. Y el orgullo francés. Ofrece serenidad, cambio y reencuentro con las esencias de la República, a partes iguales.

Hollande recuerda a La force tranquille de Miterrand. Frente al desconcierto y la irritación que genera la crisis, propone una alternativa serena. Se ha preparado a conciencia. Es la antítesis de Sarkozy: un improvisador nato, excitado e imprevisible. Ganó la campaña y ganó el debate. Seguramente ganará las elecciones.

Enlaces de interés:
Carla-Valérie, el duel de les primeres dames a França (Marc Vidal. Diari ARA, 6.05.2012)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: La ansiedad de Sarkozy. La serenidad de Hollande

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: Pilar Rodríguez
  3. Pingback: Alberto
  4. Pingback: Luis Caro Figueroa
  5. Pingback: Cristina narbona
  6. Pingback: Auxi Jiménez
  7. Pingback: Carmina Dominguis
  8. Pingback: Sergio M.
  9. Pingback: Delfi Roca
  10. Pingback: Delfi Roca
  11. Pingback: gina garcias
  12. Pingback: Sarkozy News ES
  13. Pingback: Marisol Fuentes
  14. Pingback: César Calderón
  15. Pingback: David Alvarez
  16. Pingback: JUSIPER
  17. Pingback: Paco Aranda
  18. Pingback: Carmen Mota
  19. Pingback: Gerardo Bustos
  20. Pingback: Pablo McKinney
  21. Pingback: Box Huges
  22. Pingback: Bolivar Valera
  23. Pingback: Lorraine Lejeaille
  24. Pingback: Antoni Gutiérrez
  25. Pingback: deba-t.org
  26. Pingback: LMGR
  27. Pingback: Juan Torrecilla
  28. Pingback: andres sanchez
  29. Pingback: Oriol Puig Mora
  30. Pingback: Jordi Cuadras
  31. Pingback: GONZALO CORREAL O
  32. Pingback: Juan Bouza Mera
  33. Pingback: Antoni Gutiérrez
  34. Pingback: Eladi
  35. Pingback: Alícia Romero
  36. Pingback: antonio hernandez
  37. Pingback: Lídia Paredes
  38. Pingback: Nani
  39. Pingback: Alice Ayres
  40. Pingback: Antoni Gutiérrez
  41. Pingback: Antoni Gutiérrez
  42. Pingback: Candido Martinez
  43. Pingback: antonio gutierrez
  44. Pingback: antonio gutierrez
  45. Pingback: Antoni Gutiérrez
  46. Pingback: M FERNANDA BARRIO
  47. Pingback: Cristóbal Cuenca
  48. Pingback: Antoni Gutiérrez
  49. Pingback: Brahim Mohamed
  50. Pingback: IKKONO Branding
  51. Pingback: d.g.
  52. Pingback: Pablo Baqués
  53. Pingback: Gonzalo Ibarra
  54. Pingback: Carles Spà
  55. Pingback: labrenca
  56. Pingback: Maribel Murillo
  57. Pingback: Marina Calatayud
  58. Pingback: María Fajardo
  59. Pingback: Josep Baldillou
  60. Pingback: Jose Olivo
  61. Pingback: ivaxavi
  62. Pingback: pavi__
  63. Pingback: Eva Peruga sales
  64. Pingback: Cristina Manzano
  65. Pingback: Cristina narbona
  66. Pingback: Pilar del Río
  67. Pingback: Pepe Vigara
  68. Pingback: Carlos M. Cuasante
  69. Pingback: Mabel Lemoniel
  70. Pingback: Inés Sabanés
  71. Pingback: Chema Liza
  72. Pingback: Diego Cárdenas
  73. Pingback: DataStrategia
  74. Pingback: Joaquim Nadal
  75. Pingback: Manuel Glez Orviz
  76. Pingback: JOSE MECO PALACIOS
  77. Pingback: Eduardo Romero
  78. Pingback: David Alvarez
  79. Pingback: Antoni Gutiérrez
  80. Pingback: Amos Barcelona
  81. Pingback: Ander Gil
  82. Pingback: Hortense Djomeda
  83. Pingback: Oswaldo Ramirez C.
  84. Pingback: Richard Heurtley
  85. Pingback: meligalarza
  86. Pingback: José Navarrete
  87. Pingback: José F. Martínez
  88. Pingback: Sergio Ramis
  89. Pingback: Antoni Gutiérrez
  90. Pingback: Mabel Lemoniel
  91. Pingback: Hortense Djomeda
  92. Pingback: dmingoartiles
  93. Pingback: Mariate
  94. Pingback: Daniel Santos
  95. Pingback: No More Fascism!!
  96. Pingback: ISABEL LORENZO
  97. Pingback: enrique borba
  98. Pingback: Mabel Lemoniel
  99. Pingback: mareagroga
  100. Pingback: Rocio Carrasco
  101. Pingback: Fernando Gallardo
  102. Pingback: alternativa
  103. Pingback: Marichel López
  104. Pingback: JUAN ANDRÉS VIVAS
  105. Pingback: Rubén Marín
  106. Pingback: Antoni Gutiérrez
  107. Pingback: Manuel Palomar
  108. Pingback: Damarys Cuevas
  109. Pingback: Miquel Iceta
  110. Pingback: Jesús Castillo
  111. Pingback: manolo fernández
  112. Pingback: AMANDA RAMOS
  113. Pingback: Luis Cornago
  114. Pingback: Josep Roquer
  115. Pingback: Antoni Gutiérrez
  116. Pingback: Hugo Garrido
  117. Pingback: Pia Bosch
  118. Pingback: Hortense Djomeda
  119. Pingback: Rosa c m
  120. Pingback: Rosa c m
  121. Pingback: Carles Castillo
  122. Pingback: maria rey
  123. Pingback: magda casamitjana
  124. Pingback: Cristina Vargas
  125. Pingback: pedro bonal
  126. Pingback: Cristina Fernandez
  127. Pingback: Bego Nasarre
  128. Pingback: Antoni Gutiérrez
  129. Pingback: César Calderón
  130. Pingback: Juliana Saenz
  131. Pingback: pablomatamoros
  132. Pingback: German Sanchez V.
  133. Pingback: Carmen Bayona
  134. Pingback: antonio gutierrez
  135. Pingback: Janina Mendoza
  136. Pingback: Olmo
  137. Pingback: Sofía Abbate
  138. Pingback: Javier Ferrández
  139. Pingback: Jose Luis Luevech
  140. Pingback: Chus Abeledo
  141. Pingback: Compensando CO2
  142. Pingback: hectör gonzalez
  143. Pingback: Sergio Ramis
  144. Pingback: Manuel Gross
  145. Pingback: Rodrigo González
  146. Pingback: Paula
  147. Pingback: Paula Ibañez
  148. Pingback: GONZALO CORREAL O
  149. Pingback: GONZALO CORREAL O
  150. Pingback: Teresa Griñán
  151. Pingback: Julia Pareja C.
  152. Pingback: Julia Pareja C.
  153. Pingback: Julia Pareja C.
  154. Pingback: Julia Pareja C.
  155. Pingback: Asesor Político
  156. Pingback: Mónica Huerta
  157. Pingback: jose luis

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *