La resiliencia de Rajoy

Publicado en: El País (20.11.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

El término resiliencia es un concepto de la psicología positiva que se refiere a la capacidad de los sujetos para sobreponerse a períodos de dolor emocional y traumas. En estas circunstancias, resistir y sobreponerse a los contratiempos puede dar como resultado salir fortalecido por estos.

La resiliencia en política no es solo paciencia resignada. Es, sobre todo, capacidad para aguantar el castigo que, en forma de opinión pública desfavorable o crítica política, pueda recibir un líder político en el ejercicio de su responsabilidad y su función.

¿Es Rajoy un político resiliente? Si valoramos su capacidad de sufrir y aguantar la desconfianza y el descrédito general (interno y externo), sí que podríamos llegar a esta conclusión. Su extraordinaria habilidad para hablar en base a frases hechas y a recursos cotidianos de simplicidad extrema, y su extraña y peculiar coherencia política que le permite pensar una cosa, decir otra y hacer la contraria, le permite resistir. Resistir es condición necesaria para sobreponerse, aunque no lo garantiza necesariamente.

Pero el liderazgo que necesita España no puede basarse solo en la inmovilidad silente y la impermeabilidad a las críticas. El Presidente ha mantenido una comunicación pretenciosa y distante, primero; errática y confusa, después; y ausente y displicente, finalmente. Para él, la comunicación ha sido un suplicio, no una oportunidad. Refugiado en la gestión, ha renunciado a la pedagogía, hundiendo su valoración personal y la confianza política. Rajoy asegura que ha hecho lo que debía, al mismo tiempo que ha reconocido que no era lo que prometía y para lo que fue elegido. Tanta contorsión de la realidad le ha roto la cintura. Su credibilidad está por los suelos.

Es cierto, Rajoy ha superado la prueba de la financiación de la deuda pública española, a un coste brutal, en forma de intereses y en forma de recortes y ajustes. Ha evitado el rescate, aunque seguimos con el agua al cuello. Es la teoría del ahogado. Nadie quiere tender la mano por temor a verse arrastrado a causa de la desesperación de aquel que va a ahogarse. De momento, no nos lanzan el salvavidas, sino un cabo para que sigamos en el agua, cogidos -arrastrados- a la embarcación europea. Ha conseguido “colocar” la deuda, pero ha colocado a España al borde de la ruptura social de la que la crisis de los desahucios es una de las puntas de iceberg más lacerante y desgarradora. A esto hay que añadir que las costuras de nuestra sociedad empiezan a reventar (las costuras políticas, 15M y 25S, y las sociales, 14N).

Su actitud le ha valido críticas externas muy duras. The Economist, recientemente, titulaba Rajoy el misterioso a un artículo en el que le atribuye un silencio más propio del que no sabe a dónde va que del que, sabiéndolo, no lo dice. Sus silencios no han conseguido construir la imagen del astuto, sino la del inseguro e indefinido. Esta vacilante y oscilante actitud ha alimentado la percepción creciente de incapacidad.

Pero Rajoy, un año después, saca pecho. Sobrevivir es la demostración de su fortaleza, cree, y no un síntoma de debilidad. Es más, ayer llegó a decir al lado de la Presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, que “lo peor ya ha pasado”. Confunde la tregua de los mercados con la paz. Distorsiona la realidad. También dijo, hace un año, “os garantizo que salimos de esta. Os pido una victoria amplia, porque ese sería el mejor mensaje que España puede dar a Europa, a los mercados y a los de la prima de riesgo”. Pero el año que viene será mucho peor. España debe financiar vencimientos de deuda que son más del doble de los de 2012. ¿Cómo lo hará?

Rajoy cree que un año tras otro viene. Pero, aunque resiste, no avanza, desciende. El consuelo de ver cómo, en la peor situación, su principal adversario todavía sufre más es de un relativismo político suicida. Un mal consuelo. El liderazgo político que necesita España en estos momentos no puede verse reflejado en quien especula sobre la posibilidad de que la tormenta amaine. El tiempo, lamentablemente, puede no jugar a su favor, sino destruir todavía más su capital político. Está confiado en que existe una pasarela virtuosa entre la situación económica y su valoración política. Pero estos esquematismos y apriorismos pueden no funcionar ya en la sociedad española. Bien puede sucederle a Rajoy que, en el caso de que su hipótesis fuera cierta, no coseche lo que siembre. Que no reciba el aplauso, sino la despedida.

Su valoración como líder del gobierno no ha hecho más que bajar. Según el barómetro del CIS, que realiza desde 1996, la valoración de la gestión del gobierno es la peor que ha tenido cualquier gobierno en España. El 35% piensa que su gestión es muy mala y un 31,4% piensa que es mala. Solo el 6,4% de la población opina que la labor del gobierno es buena o muy buena.

En octubre de 2011, la valoración de la gestión del gobierno Zapatero era la peor hasta entonces, valorada por el 33,8% de la población como muy mala y por un 32,5% como mala. En tan solo un año, el gobierno de Mariano Rajoy ha superado los peores resultados del anterior gobierno socialista.

Le salva que la valoración de la gestión de la oposición también es la peor de la historia, con un 28% de ciudadanos que creen que es muy mala (la más alta desde 1996, según el CIS) y un 37% que es mala (también la más alta registrada).

Sumando ambas valoraciones, España tiene un problema de representación y de desafección con los dos principales partidos. Con uno, porque se considera que gestiona mal y, con el otro, porque se considera que no puede gestionar. Rajoy tiene resiliencia. Pero la paciencia social se ha agotado. Él aguanta, pero los ciudadanos ya no. Esta es la ecuación principal. Y este es su balance.

Artículos de interés:
Rajoy es aún pero que De Guindos, según el Financial Times (Carlos Elordi. ElDiario.es 22.11.2012)

Otros artículos sobre Rajoy:
Esperando a Rajoy
Rajoy, la realidad y el deber
Rajoy y Feijóo: elecciones que valen doble
Agendas públicas
Los 400 euros y el silencio de Rajoy
El storytelling de Rajoy
El rescate del Presidente
La mayoría solitaria
Sin debate, no hay alternativa
Aznar, Rajoy y el Códice Calixtino
La paciencia en política
Fuego, fútbol y obligaciones
Sesión de control
Sin preguntas, sin ruedas, sin Debate
El suplicio de la comunicación
El match ball de Rajoy
El día que el Presidente dejó de serlo
Rajoy y Barcelona
El peor atril posible
Merkel y Rajoy, en el mismo barco
Ideas para el Gobierno
Mañana es viernes
El pánico en política
Crisis y notas de prensa
Rajoy, 100 días de comunicación
El ‘photocall’ de Rajoy

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: La resiliencia de Rajoy

  1. Pingback: CRITERIABLOG
  2. Pingback: Paula Colantonio
  3. Pingback: Fernando Portillo
  4. Pingback: CCOO Aragón
  5. Pingback: CCOO Aragón
  6. Pingback: Mertxe Pasamontes
  7. Pingback: Gerardo Cardona
  8. Pingback: Luis Casas Luengo
  9. Pingback: Jose Jimenez
  10. Pingback: Irene Lozano
  11. Pingback: Vicente Aranda
  12. Pingback: Beatriz Becerra
  13. Pingback: carmen villar
  14. Pingback: J.Izquierdo
  15. Pingback: UPyD Arganda
  16. Pingback: E. Raúl Alós
  17. Pingback: Pedro
  18. Pingback: UPyD
  19. Pingback: Mr. 사울
  20. Pingback: Mickey Mouse
  21. Pingback: Cristian Marín
  22. Pingback: Juan Luis Calbarro
  23. Pingback: Juan Pablo
  24. Pingback: Antoni Gutiérrez
  25. Pingback: Max Altés
  26. Pingback: Fabiola Martínez
  27. Pingback: Toni Lorenzo
  28. Pingback: Antoni Gutiérrez
  29. Pingback: Alberto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *