Antoni Gutiérrez-Rubí

Artículos y reflexiones

Menú principal:

Snapchat en política
Más información
La transformación digital y móvil de la comunicación política
Más información
La política en tiempos de WhatsApp
Descárgatelo
Tecnopolítica
Descárgatelo

Artículos Monarquía Española (2011-2014)
Descárgatelo

50 años del discurso ‘I have a dream’
Descárgatelo

Otro modelo de partido es posible
Descárgatelo

Manifesto Crowd: La empresa y la inteligencia de las multitudes
Descárgatelo

Elecciones USA 2012: Los 12 factores decisivos
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión ePub)

La política vigilada
¿Qué se dice de este libro?
Comprar (versión papel/ versión ePub)

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

32 Tendencias 2010-2020
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Micropolítica
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo

Lecciones de Brawn GP
¿Qué se dice de este libro?

Políticas
¿Qué se dice de este libro?
Descárgatelo
Cómpralo
Otros libros y documentos:





Descárgatelo


Descárgatelo



Slideshare




Miembro de:


ADECEC


ACOP


ACCIEP


DIRCOM


EAPC


AAPC


AAPC


"Tendremos que arrepentirnos en esta generación, no tanto de las malas acciones de la gente perversa, sino del pasmoso silencio de la gente buena".


Martin Luther King

RSS Focus Press

RSS Re(d)pública

Búsqueda






Nuestras sesiones:

#viernes13

gutierrez-rubi.es/viernes13

Mi proyecto compartido con Juan Freire:

LABO

Laboratorio de Tendencias
en Tumblr

Mi proyecto compartido
con Jaume Bellmunt:

Taller
de Política

www.tallerdepolitica.org

Mi proyecto compartido
con Francis Pisani:

Re(d)pública

en Tumblr

Archivos

Suscríbete por correo electrónico:


Delivered by FeedBurner

Sin reuniones, sin ruedas de prensa

Imprimir Imprimir

Publicado en: El País (26.03.2013)(blog ‘Micropolítica‘)

Mariano Rajoy ha impuesto su lógica, su código. Desde hace casi un mes no hay ruedas de prensa. El PP ha suspendido por tercera semana consecutiva la reunión del comité de dirección de los lunes en la calle Génova, que suele ir acompañada de la comparecencia ante los medios de comunicación. Desde que María Dolores de Cospedal atribuyó el finiquito de Bárcenas a una «indemnización en diferido en forma de simulación de salario», no ha habido más riesgos. Todo lo contrario. Rajoy ha elogiado y reforzado a Cospedal: «una mujer excepcional que nunca le dijo no», y ha evitado él mismo casi todos los contactos con la prensa.  El caso Bárcenas ha condicionado de tal manera la acción del PP que, por no atender a los medios, el partido no se reúne formalmente. Grave, preocupante y difícilmente justificable.

Esta estrategia no es nueva. Rajoy está convencido de que la opinión pública es voluble y se agota con facilidad. Y que, aunque no olvida, sí que pierde el interés por volátil e inconstante. Cree que los medios se fagocitan a sí mismos y que todas las lesiones políticas o reputacionales por el caso Bárcenas ya están descontadas en términos electorales. Además, sostiene que sin ocasiones (ruedas de prensa y preguntas) no hay espacio para las noticias (cuando pueden no ser favorables), o para los riesgos (cuando no está garantizado el control de daños). No cree en la comunicación como pedagogía, sino como recurso. No es una obligación (o una voluntad), es un trámite, casi un suplicio. Rajoy aplica una curiosa y particular estrategia de crisis: el silencio elocuente. No hay manual que lo sostenga. Pero él lo impone, fiel a su estilo y personalidad. O es fruto de la inseguridad, o de una osada seguridad sin fundamento.

El periodista Álex Grijelmo acaba de publicar un imprescindible y oportuno libro: La información del silencio. Cómo se miente contando hechos verdaderos. El autor cree que, hoy en día, «la principal manipulación informativa está en el silencio» y no en decir mentiras u ofrecer datos falsos. Y con el silencio hay que tener cuidado porque «tiende a llenarse de significado, es información».

Este es precisamente el riesgo −mucho peor que enfrentarse a la verdad− que asume Rajoy: que los demás supongamos, que interpretemos, que especulemos. Y, en esta tesitura, suponemos un secreto, interpretamos un chantaje, especulamos con un delito. Esta estrategia alimenta la antipolítica. Al no esclarecer los hechos, Rajoy comete un grave error que no se compensa con los beneficios del no-riesgo.

Nuestro sistema de representación ha perdido sus amortiguadores y sus zonas de distensión y seguridad. Hoy la percepción es cruda y ruda respecto a una posible situación sistémica de corrupción generalizada. Con su silencio, alimenta la especulación que no se decanta por la duda, sino por la sospecha. Sin credibilidad, y con la confianza exhausta para otorgar crédito adicional a la política, su silencio le protege (de momento) mientras destruye el suelo democrático. Sería mejor, para  los desafíos y la salud democrática de nuestro país, conocer la verdad que sospecharla. Este es el daño irreparable.

Rajoy puede haber hecho su apuesta definitiva en esta legislatura. Lo vimos, en parte, en el Debate del Estado de la Nación. El Presidente confía en el tiempo como remedio, como estrategia y como garantía. Ha sacado la calculadora y, aunque el bipartidismo muestra signos de agotamiento, confía en que, por muchas razones, su distancia con el partido de la oposición será superior a la distancia que le faltaría respecto a conseguir una cómoda mayoría parlamentaria. Este equilibrio sería suficiente para garantizarle la gobernabilidad por pura aritmética: es más fácil poner de acuerdo a dos o tres formaciones para un gobierno estable, que lo hagan cinco o seis (mínimo) que serían las que, hoy, necesitaría cualquier gobierno alternativo.

En estas circunstancias, el caso Bárcenas no es un problema (grave) −pensarán− si se cumplen dos condiciones: que no afecte directamente al Presidente y que el delito no sea corporativo. Decía el presidente George Washington, en su discurso de despedida hace más de doscientos años: «La mejor política siempre es la honradez». Rajoy puede sobrevivir políticamente… pero ¿a qué coste democrático? Tras este cálculo posibilista, la política se hunde en un pozo insondable. Y él no podrá zafarse de la máxima que presidía el despacho de otro presidente norteamericano, Harry S. Truman: «¡La responsabilidad final es mía!».

Artículos de interés:
No con mis datos (Pilar Blanco-Morales Limones. El País, 20.03.2013)

Tweet about this on TwitterShare on Facebook0Share on Google+0

Artículos relacionados:
  • El sentido del humor en campaña electoral
  • Obama en las nubes
  • El periodista no encaja en la maquinaria electoral
  • Los 10 puntos del Código Rajoy

  • Etiquetas: , ,


    Comentarios en Wordpress

    Trackback de CRITERIABLOG
    Fecha: marzo 26, 2013, 8:51 am

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa: Publicado en: El País (26.03.2013)(blog ‘Micropolítica‘)
    Mariano Rajoy ha… http://t.co/sTFtDWZ6my

    Trackback de CRITERIABLOG
    Fecha: marzo 26, 2013, 8:51 am

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa: Publicado en: El País (26.03.2013)(blog ‘Micropolítica‘)
    Mariano Rajoy ha… http://t.co/sTFtDWZ6my

    Trackback de Paula Colantonio
    Fecha: marzo 26, 2013, 8:51 am

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa http://t.co/weiqdCCSmY via @antonigr

    Trackback de Víctor Gil Puértolas
    Fecha: marzo 26, 2013, 9:17 am

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa – http://t.co/mNZe875VC4 (via @antonigr)

    Trackback de Ismael Peña-López
    Fecha: marzo 26, 2013, 9:20 am

    "Sin reuniones, sin ruedas de prensa" de @antonigr http://t.co/RGXoPffLd4 Interesante cita a Álex Grijelmo

    Trackback de Sandra Pérez García
    Fecha: marzo 26, 2013, 1:22 pm

    http://t.co/d7V7g0VLrU

    Trackback de Iñaki Sebastián
    Fecha: marzo 26, 2013, 1:25 pm

    @antonigr “Sin reuniones,sin ruedas d prensa” http://t.co/TebPxIKO2c La moral y el sentido d la responsabilidad d 1presidente y su gobierno

    Trackback de Iñaki Sebastián
    Fecha: marzo 26, 2013, 1:25 pm

    @antonigr “Sin reuniones,sin ruedas d prensa” http://t.co/TebPxIKO2c La moral y el sentido d la responsabilidad d 1presidente y su gobierno

    Trackback de Gema
    Fecha: marzo 26, 2013, 1:30 pm

    Rajoy puede sobrevivir políticamente… pero ¿a qué coste democrático? http://t.co/JzBlmBM6ZC"

    Comentario de INMA
    Fecha: marzo 26, 2013, 2:49 pm

    felicidades, tu artículo un acierto aunque tristemente vedad.

    Trackback de enrique canessa
    Fecha: marzo 26, 2013, 5:57 pm

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa http://t.co/kzlxrjlQPU

    Trackback de GTE
    Fecha: marzo 26, 2013, 7:03 pm

    "Sin reuniones, sin ruedas de prensa" de @antonigr http://t.co/RGXoPffLd4 Interesante cita a Álex Grijelmo

    Trackback de Núria Vives
    Fecha: marzo 29, 2013, 8:45 am

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa – http://t.co/rrkRC7mrvH (via @antonigr)

    Trackback de Conchita Travesedo
    Fecha: abril 2, 2013, 8:09 pm

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa – http://t.co/Bq0gOcz1gq (via @antonigr)

    Trackback de Conchita Travesedo
    Fecha: abril 2, 2013, 8:09 pm

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa – http://t.co/Bq0gOcz1gq (via @antonigr)

    Trackback de Conchita Travesedo
    Fecha: abril 2, 2013, 8:09 pm

    Sin reuniones, sin ruedas de prensa – http://t.co/Bq0gOcz1gq (via @antonigr)

    Comentario de Antoni Gutiérrez-Rubí
    Fecha: abril 5, 2013, 11:28 am

    gracias a todos

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Política zombi, política plasma
    Fecha: abril 10, 2013, 9:36 am

    […] Rajoy catódico, el que vemos y escuchamos a través de un plasma (en una insultante versión de una rueda de prensa), alimenta esta visión y percepción de […]

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Tras 18 meses: la comunicación
    Fecha: mayo 12, 2013, 8:51 pm

    […] resultados estimados o previstos. No es la primera vez, pero la anterior data de octubre pasado. Una eternidad. Rajoy es consciente del tremendo desgaste de la marca España —y de la suya— en el exterior, […]

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » La victoria de Aznar
    Fecha: junio 11, 2013, 10:33 am

    […] y humillantes− que ha recibido Rajoy durante años. La reiterada crítica al vacilante y silente liderazgo del Presidente, así como su tendencia a contemporanizar y su falta de coraje político con los […]

    Pingback de No convocarás una rueda de prensa en vano | InterMèdia GdC
    Fecha: julio 23, 2013, 9:42 am

    […] sentados en su despacho o en su casa. Por no hablar de las célebres comparecencias mediante pantalla de plasma, que ahora no comentaremos. Tanto una opción como la otra pueden ser útiles pero absolutamente […]

    Pingback de Antoni Gutiérrez-Rubí » Guía para seguir ‘la versión’ de Rajoy
    Fecha: agosto 1, 2013, 10:12 am

    […] Hemeroteca (y videoteca). Rajoy ha hablado poco del caso… y, paradójicamente, ha evidenciado mucho sin decir. Sus silencios han sido elocuentes, a su […]

    Escribe un comentario