Entrevista en El Diario Vasco

Diputación de Gipuzkoa

En el marco de la conferencia que desarrollé en el primer Pleno del Espacio Interinstitucional de Participación Ciudadana, convocado por la Diputación guipuzcoana y celebrado en Donostia, Ana Vozmediano del Diario Vasco, me hizo esta entrevista que reproduzco a continuación.

La charla inaugural del experto en comunicación política y nuevas tecnologías Antoni Gutiérrez-Rubí fue capaz ayer de remover más de una conciencia entre quienes asistieron al primer Pleno del Espacio Interinstitucional de Participación Ciudadana convocado por la Diputación guipuzcoana y celebrada en Donostia. El objetivo principal de la charla fue «pellizcar las neuronas de los políticos» en una sociedad en la que «cada vez hay más conciencia y menos afiliación».

– ¿Pellizcar las neuronas de los políticos? Vaya revulsivo tan especial. Habla también de la necesidad de ‘salir de la caja’.
(Sonríe) Los pellizcos a veces te despiertan, los notas pero no te hacen daño. Yo lo he intentado, como he intentado también que diputados o alcaldes salgan de la caja. ¿Qué es eso? Hay que empezar a pensar que uno no debe hablar de sí mismo y de lo que hace, sino también de lo que hacen los demás. Por ejemplo… ¿un alcalde debe tuitear lo que hace? Yo creo que no, que lo que tiene que hacer es referirse a lo que ocurre en su ciudad.

– La participación aparece como el nuevo talismán de la gestión política. ¿Está bien enfocada?
La participación no puede convertirse en una trinchera política porque estos procesos son oportunidades para reforzar la legitimidad democrática. Las instituciones tienen su capital democrático fruto de la representación. La ciudadanía tiene el capital social y todo proceso, para que sea exitoso, debe reconocer la legitimidad del otro. La decisión de una institución es legítima, pero si ha habido participación ciudadana tiene más calidad democrática. Las consultas son convenientes, pero deben ir precedidas de pedagogía política y poner el acento en la fase deliberativa, no solo en la decisiva.

– Eso nos lleva a Cataluña…
En mi tierra hay un deseo de ser protagonista de su destino en términos políticos. Esto siempre ha estado presente en la cultura política catalana y la determinación de decidir sobre el destino es muy profunda y muy compartida. Sin embargo, ponemos el acento en la posibilidad o no de hacerlo, en conseguir pactos, en la forma. No se habla de ventajas e inconvenientes, de condiciones, de costes o de los beneficios de un proceso de secesión.

-Es catalán. ¿Se ve en una Cataluña independiente?

-Me veo en una Cataluña que ejerza su soberanía como sujeto político, pero que a la vez sea capaz de defender el bien común para que sea un espacio de soberanía compartida. ¿En qué proporción? ¿En qué fases o en qué ámbitos? De eso es de lo que hay que hablar. Porque siempre he creído que lo importante son las condiciones de vida de los ciudadanos de una nación y no la nación en sí misma.

– Participación, consultas, ¿esta es la nueva política?
La nueva política es la energía democrática, que se puede renovar y también se puede desperdiciar.

– ¿Las nuevas formaciones se están quedando viejas?
Es pronto para saber si el envejecimiento prematuro de lo nuevo es una realidad, pero la dimensión histórica de la irrupción de nuevos actores políticos es importante.

– Partidos como el PNV resisten. ¿A qué lo atribuye?
Dejémoslo en que las croquetas las hacen muy bien.

– ¿La crisis del PSOE?
Ser un partido de más de cien años no garantiza cumplir cien más, pero sí tiene un fondo que no se puede juzgar solo por una situación coyuntural de éxito o de fracaso.

– ¿Qué pareja hacen nuevas tecnologías y comunicación política?
¡¡¡Muy buena!!! Las tecnologías son una oportunidad para renovar la política, permiten que los ciudadanos ni estén quietos ni callados, que tengan una gran presencia.
– ¿No se les da demasiada importancia?
Hay que saber escuchar y decodificar lo importante, valorar la autoridad del que habla y no la cantidad. En internet es fácil discernir el grano de la paja, buscar la sintonía en el ruido.

Etiquetas: ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *