La tecnología en auxilio de la ideología

Publicado en: PdF (Personal Democracy Forum) (26.08.09) (versión en inglés)

Las aplicaciones digitales que ayudan a tomar decisiones políticas son cada vez más frecuentes en los procesos electorales. Estas herramientas y tecnologías ayudan a “pensar”, desarrollan ideas a través de rutinas lógicas de respuesta similares a las que tienen los partidos o los candidatos y que expresan en sus programas políticos o en sus discursos. Son lecturas de comportamiento que dibujan orientaciones políticas.

El incremento de los electores abstencionistas y de los que mantienen la duda (y la incertidumbre demoscópica) hasta casi el mismo día de cierre de urnas, así como la necesidad de las instituciones públicas y formaciones políticas de favorecer la participación, ha favorecido la proliferación de estas aplicaciones concebidas como un autochecking ideológico.

En las recientes elecciones europeas del mes de junio se creó una herramienta (EU Profiler) que, mediante un sencillo cuestionario de 30 preguntas, mostraba qué partido nacional o europeo se acercaba más a tus ideas políticas, qué lugar ocupabas en el espectro político y la probabilidad con la que votarías a otros partidos. Más de medio millón de personas han participado respondiendo al cuestionario, creado por un equipo de 130 investigadores encabezados por el Instituto Universitario Europeo de Florencia.

No es la primera vez que se crea una herramienta de este tipo. Ya lo vimos durante la pre-campaña electoral norteamericana, en 2007, cuando desde USA Today crearon el “Candidate match game“, en el que indicaban, a través de una especie de encuesta, qué candidatos se acercaban más ideológicamente a ti o eran más afines a tus ideas. Las reglas del juego eran bastante simples: el formulario realizaba determinadas preguntas con una temática que iba desde tu opinión sobre la guerra de Irak a tu opinión sobre la inmigración o el cambio climático. Mientras respondías, se podía ver un gráfico con todos los candidatos a las elecciones primarias que iba variando conforme las opiniones o declaraciones de alguno de ellos coincidían con las respuestas que tú ibas eligiendo para cada pregunta. Finalmente se mostraban, en orden, los tres candidatos que más se ajustaban a tu ideología y a tus opiniones.

Tanto EU Profiler como Candidate Match ya eran herederas de herramientas o juegos parecidos en Francia (Polimètre) y en Holanda (Votematch), creados durante finales de 2006 y principios de 2007, respectivamente.

Las preguntas estructuradas a partir de las propuestas de las opciones políticas evitan la identificación a priori del partido que las formula. El elector autoexaminado responde sin el prejuicio previo de la marca electoral y llega a conclusiones ideológicas como paso previo y orientador de su decisión electoral. En definitiva, le propone una elección “coherente” con su ideología o sus valores.

Estas aplicaciones van a crecer en calidad y cantidad, siendo de gran ayuda al elector y a los medios de comunicación. Incluso van a poner a más de un candidato en evidencia respecto a sus propios postulados programáticos. Pero también anticipan un horizonte político en el que primará más la autoafirmación que el debate, el consenso, el acuerdo o las alianzas.

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: La tecnología en auxilio de la ideología

  1. Hola Antoni,
    En Malaga experimentamos con una herramienta de participación que, a nivel local da muy buenos resultados y que adapatamos del PNUD. Se llama Diagnóstico Rural participativo y en su dimensión cualitativa permite también “redirigir” los programas de Gobierno en función del concoimiento que nos proporciona de las expectativas, intereses,pero sobre todo , tde la disposición al cambio de los usuarios de recursos públicos (ciudadanos políticos también ).El siguiente paso sería mantener contacto directo y permanente con estos usuarios, no sólo vía internet(tipo Jun) sino también utilizando la televisión que es un medio que como sabes casi todo el mundo sabe utilizar (telexto)por lo de la brecha digital con origen en rechazo. Ahora voy a empezar a trabajar con otra herramienta. Se llama Countryside Exchange que conocí en USA.Son herramientas que sin esa dimensión digital sólo sirven puntualmente pero que como te decía al principio son instrumentos de programación y evaluación de políticas de gobierno cercanos y de gran utilidad para los alcaldes.
    perdona este comment telegráfico.
    Saludos,
    Ana

  2. Pingback: Anna Cabañas
  3. Pingback: Marc Teixidor
  4. Interesante artículo Antoni.

    Las herramientas 2.0 facilitan y/o facilitarán la participación política, eso seguro. Lo que no tengo claro, y fue un debate que inició al leer tu post, es si eso es algo bueno o malo para la res-publica. Cuanto más fácil, ¿menos pensado?

    Un abrazo

  5. Pingback: Daniel Mehrad
  6. Pingback: Daniel Mehrad
  7. Pingback: tic616
  8. Ana
    Me gustaría recibir más información de las herramientas que mencionas y de su aplicación en la política local.
    Muchas gracias por tu opinión y por tus pistas.

    DMehrad
    Pensar fácil no significa, necesariamente, pensar peor o poco. Creo que debemos ayudarnos de la tecnología, también, para el autodiagnóstico de las propuestas y de las convicciones. Es la fase de la afirmación, pero debemos abrirnos a la duda, al debate, al contraste. De lo que si estoy seguro que lo que puede ser nocivo, y letal, es la ausencia de debate. Más tecnología para la política, sí; pero sobre todo más debate, más compartir, más deliberación conjunta.

  9. Perdona, Antoni he leido tu blog tarde.
    Tenemos algunas publicaciones y estaré encantada de enviarte el resto por email con algunas conclusiones “políticas”.
    Un saludo,
    Ana

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *