Otro modelo de partido es posible

Otro modelo de partido es posible

La pregunta es inaplazable: ¿pueden los actuales modelos de partido ser organizaciones eficientes en la sociedad de hoy? Entendamos por eficiencia la capacidad de interpretar los problemas de fondo, ofrecer soluciones para la mayoría, liderar las ideas de cambio, seleccionar a los mejores representantes y competir electoralmente.

El actual modelo de partido (leninista) es compartido, a grandes rasgos, por casi todas las fuerzas de nuestro arco parlamentario. Su fundamento es el “centralismo democrático”. Pero, si bien éste quizás puede ser útil para un partido organizado alrededor de sus cuadros y cargos electos, se manifiesta claramente insuficiente para una organización política que sostenga su fortaleza en la innovación y el cambio social.

El ADN de nuestros partidos es claramente refractario para nuestra actual sociedad y para el nuevo modelo económico basado en el conocimiento y la sostenibilidad. Los partidos se sienten cómodos en la cultura analógica, pero la sociedad es digital. Priman las estructuras verticales y centralizadas, en contraste con las nuevas redes horizontales y descentralizadas que se imponen en la ciencia, la economía, la empresa… Su orden es jerárquico y su nervio es la fidelidad, justo lo contrario de una sociedad que reconoce la autoritas y la independencia como valores que reconfiguran los atributos del poder.  Su comunicación se reduce a la repetición de consignas y a la instrumentalización y colonización de los nuevos espacios en las redes sociales, y los ciudadanos sienten una alergia profunda al seguidismo acrítico y aprecian la creatividad y la autonomía como nutrientes indispensables de la nueva política. En definitiva, el ADN de los partidos políticos no encaja –y no entiende- el nuevo ecosistema social que se reconstruye en la sociedad red.

Es difícil representar a una sociedad a la que no se comprende. Tampoco es posible servirla si no se la respeta. La política representativa se debilita porque esta crisis económica (que es además sistémica, de valores y de instrumentos) ha evidenciado las profundas limitaciones de la política democrática para dirigir, regular, interpretar y representar a la ciudadanía y responder a los problemas con el nivel de eficacia que requieren. Y esto, para las opciones progresistas, es letal.

El debate, por ejemplo, que el PSOE ha iniciado, con retraso y en tiempo de descuento, para repensar su función social en la sociedad compleja de hoy, puede abrir escenarios de cambio o cerrarlos en falso. Refundar o renovar. Hay relevos que no necesariamente modifican el curso del camino. Parece inaplazable ya el debate sobre el modelo de partido, porque es un reflejo transparente del tipo de política que se quiere, que se acepta y estimula. El modelo lo dice todo. Estos son, a mi juicio, los principales desafíos a los que se enfrenta:

1. Militantes o activistas. Hay que reconvertir a los militantes y simpatizantes en activistas. El paradigma del autobús, como sublimación de la capacidad organizativa, está agotado. Los militantes no son atrezzo ni extras, son personas. No sirven para llenar la grada joven, ni para medir el éxito del secretario de organización de turno. Un partido que piensa en las personas como número o bulto está condenado al fracaso, si su horizonte político es aumentar el grado de conciencia política de la ciudadanía. Para el pensamiento progresista, solo más política es el camino. Para el conservador, no. Se trata de iniciar un itinerario de compromiso a la medida de cada necesidad y voluntad, que emancipe a las personas, que las haga más autónomas y menos autómatas. Una organización que impulsa y promueve la acción, que favorece el tránsito entre pensar, decir, hacer.

2. Casas o causas. Hay que replantearse, muy seriamente, el modelo de socialización y movilización que permite la concepción de las actuales Casas del Pueblo. Menos casas y más causas, es lo que se siente en las redes sociales. En Internet no le preguntamos a la gente de dónde viene, sino dónde quiere ir. Esas casas deben reconvertirse en espacios para el coworking político, abriéndose a todos los sectores que quieren cambios, que defienden sus derechos, que desean otro mundo y otra política y que sienten que es posible. Dotarlas de tecnología social, de recursos humanos y materiales para ser “ocupadas” por los nuevos nutrientes de la sociedad. Y aprender, al lado de estas iniciativas, dejándose contaminar e influenciar. Abrir las puertas, aunque cedan los muros. Se trata de explorar “lo posible adyacente”, en palabras de Steven Johnson, que es “una especie de futuro borroso, que asoma por el borde del estado actual de las cosas, un mapa de todos los caminos que puede tomar el presente para reinventarse”. Sin explorar no habrá cambios. Mejor el pálpito de lo nuevo que el púlpito del pasado.

3. Sedes o redes. Transformar una organización piramidal en una organización red, no es sencillo. El choque es duro. Pero es inevitable e inaplazable si se quiere reconectar con las formas, los estilos, los modelos y los valores de la sociedad red. Hay que reconvertir toda la organización para que lo digital sea lo natural, no lo accesorio o lo complementario. El proceso de cambio reconfigurará el poder, que se obtendrá, no por el lugar que se ocupa en el organigrama, sino por el mérito y reputación que se gana y se reconoce en la organización red. Organizarse por objetivos y causas, no por galones y cargos. Y con nuevos formatos para nuevos retos. La política del futuro (y del presente) es móvil. Se trata de utilizar la tecnología para organizarnos, comunicar y construir valor de manera nueva y creativa. Hablamos de Open Government aplicado a la política.

4. Consignas o ideas. No se puede liderar la sociedad sin ideas. Se necesita una organización que se parezca más a un laboratorio o a una productora cultural que a la clásica concepción de partido de masas complacientes y obedientes. Hay que reconectar -como nodos activos- todas los espacios de pensamiento progresista para organizar una auténtica revolución de las ideas. Sin debate, no hay política, solo gestión de la contingencia administrativa. Los partidos se han quedado sin personas, y sin ideas. Y no sabemos qué fue primero. Si la gente que estaba se quedó seca de tanto aplaudir y asentir, o si la esclerosis política empezó con el abandono, el cansancio y la decepción de muchas de estas personas. En cualquier caso, la capacidad para centrifugar talento y energías de muchos ciudadanos que se acercan y se ofrecen es una característica infecciosa de los partidos políticos. Hay más ideas fuera que dentro. Más energías disponibles que las que se utilizan. Se trata de ver qué modelo de organización favorece más la creatividad y el debate.

5. Ritos o experiencias. La liturgia política es demasiado previsible y burocratizada. Se deben repensar, con mucha más imaginación, riesgo y experimentación, todas las praxis políticas orgánicas. Son ceremonias protocolizadas, no vivencias ricas. La sensación de agotamiento formal y agarrotamiento de la vida de partido aleja y evidencia una ruptura en las formas de socialización y una estética patética en el día a día (y simplemente escenográfica en los períodos electorales). Se trata de vivir la acción política como una experiencia vital, que se siente, que te compromete, que te emociona… Hay que convertir la militancia en una fiesta, en el sentido profundo de la palabra. Experiencias que dan sentido, no que lo hurtan.

6. Delegados o votos. La ola democratizadora que remueve todas las aguas y sacude las compuertas orgánicas no ha hecho más que empezar. El centralismo democrático agoniza. Y la demanda de más participación, debate y decisión está en el epicentro de lo emergente. La política formal ofrece el momento decisivo cada 1.460 días, en una sola jornada electoral, sean comicios o congresos. Pero la gente quiere opinar y ser decisiva cada día. Ya no esperarán pacientemente. Quieren decidir activamente. Hemos pasado del examen de final de curso (elecciones) a la evaluación continua (democracia vigilante) y se debe abrir paso -con ayuda de la tecnología– a las encuestas, las consultas, los referéndums y las grandes elecciones abiertas a todos los militantes, simpatizantes y electores, en función del ámbito o tema a decidir.

Conclusión. Volvamos a la pregunta inicial: ¿pueden los actuales modelos de partido ser organizaciones eficientes en la sociedad de hoy? La respuesta, en estos momentos, es que seguramente no, si se quiere hacer otra política como parte de otra manera de ganar y recuperar la credibilidad y la confianza. Y con ellas, el poder. Optar por una nueva cultura política, en un mundo complejo como el nuestro, es mucho más difícil que escoger a un nuevo líder, aunque los liderazgos pueden catalizar los cambios.

Los partidos han perdido el privilegio de la acción política, en un contexto en el que están naciendo ‘los movimientos ciudadanos de presión’, una categoría social nueva, igual que se crearon en su momento los partidos políticos o los sindicatos. El nuevo formato organizativo debe ser capaz de abrirse a injertos sociales, a alianzas críticas, a nuevas hibridaciones ideológicas y de cultura política para actualizar un pensamiento que no se renueva sin simbiosis.

El desafío para recuperar la credibilidad está más en las actitudes que en las aptitudes. Es el mismo desafío que supone abandonar la arrogancia y abrazar la humildad. El primer paso, imprescindible, para refundarse y empezar de nuevo.

Publicado en: Fundación Ideas (27.12.2011) (versión pdf)

Enlaces de interés:
Del votante anónimo al ciudadano en red: #reiniciandopsoe (José Antonio Rodríguez Salas, Alcalde de Jun, 27.12.2011)
Hacia la vida política del futuro (Periodismo Humano. Juan Luis Sánchez, 3.11.2011)
¿Qué hacer después del 20-N? (Belén Barreiro. El País, 5.12.2011)
¿Reiniciando el PSOE? (Ignacio Urquizu. El País, 6.12.2011)
El PSOE se sienta en el diván (Público, 11.12.2011)
Ideas para la próxima victoria socialista (Carlos Mulas-Granados. El País. 2.01.2012)
Comunicación P2P para una Política 2.0 (Mangas Verdes, 24.02.2011)
Decàleg per a una oposició efectiva (Fabian Mohedano, 18.01.2012)
Fracasos colectivos (José Ignacio Torreblanca, 13.07.2012)
Los partidos, ¿el núcleo de todo eso? (José Antonio Gómez Yáñez. El País, 13.07.2012)

Etiquetas: ,

Comentarios sobre: Otro modelo de partido es posible

  1. Pingback: Antoni Gutiérrez
  2. Pingback: jordi sevilla segura
  3. Pingback: Idrialis Castillo ✔
  4. Pingback: Christian Lopez
  5. Pingback: NachoMartínGranados
  6. Pingback: Francisco Beltrán
  7. Pingback: Verónica Martorell
  8. Pingback: Bernardo Ramos
  9. Pingback: Francisco M Sánchez
  10. Pingback: sergio parodi
  11. Pingback: Imma Aguilar Nàcher
  12. Pingback: Próspero Morán
  13. Pingback: Jordi Rguez Virgili
  14. Pingback: Mar Barcón Sánchez
  15. Pingback: Nani
  16. Pingback: Núria López
  17. Pingback: Irene TenorioVázquez
  18. Pingback: José Antonio Donaire
  19. No sé si hay conciencia aún por parte de algunos agentes como los partidos sobre el final de etapa a la que han llegado. Los árboles no dejan ver el bosque, y el encartonamiento de su funcionamiento interno les repercutirá negativamente.
    Todo es muy complejo y los políticos no pueden complicarlo más. El partido que tenga en cuenta los puntos que enumeras en el artículo, le favorecerá sin ninguna duda, pero no puede quedarse en un puro trámite formal.

  20. Pingback: Carles Aparicio
  21. Pingback: Xavier Paton Morales
  22. Pingback: ElAgoranteAberrante
  23. Pingback: Ivan Rodon
  24. Pingback: Raskólnikov
  25. Pingback: Josep Escaño Bové
  26. Pingback: ivan martin martinez
  27. Pingback: John Postill
  28. Pingback: Mertxe Pasamontes
  29. Pingback: Jacinto Lajas
  30. Pingback: Daniel G. Tinoco
  31. Pingback: Manuel Bragado
  32. Pingback: PereJ Mitjans
  33. Pingback: Antoni Gutiérrez
  34. Pingback: Juan Luis Sánchez
  35. Pingback: Nacho Corredor
  36. Pingback: Leonard Pera
  37. Pingback: javier vegas
  38. Pingback: Raúl Díaz
  39. Pingback: Patricia Silva
  40. Pingback: Miquel Iceta
  41. Pingback: Denís F. Méndez
  42. Pingback: Jorge Torres
  43. Pingback: jfreixanet
  44. Pingback: Raúl Gil Benito
  45. Pingback: Socialistes (PSC)
  46. Pingback: Carles Cuerva
  47. Pingback: Erinia Peralta
  48. Pingback: RDplus
  49. Pingback: Carlos Romero
  50. Pingback: Pilar Bespín
  51. Pingback: Jon Benito Aranberri
  52. Pingback: Oier Aranzabal
  53. Pingback: Susanna Moll
  54. Pingback: errota
  55. El reto de los partidos políticos ha sido un tema que en Venezuela se ha planteado desde los 90, hoy a las puertas de una elección presidencial en octubre 2012 en Venezuela, los principales candidatos opositores al gobierno de Chávez son del partido Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo, los partidos tradicionales: Copei -Socialcristiano- y AD -socialdemócratas-, que por 40 años gobernaron el país, ya no están como principales actores. Desde los 90 la antipolítica privó en la sociedad y de ella se aprovechó Chávez para reformar a su antojo, utilizando los mecanismos democráticos la COnstitución y llevarnos a un camino, que aún cuando fue rechazdo en un referendo en el 2007, se ha ido progresivamente construyendo legalmente, aún cuando su discusión constitucional podría ser objeto de debate. El punto es que hoy más que nunca en Venezuela se plantea con fuerza la gran inquietud si los partidos, debilitados, sin financiamiento público y con pocos espacios de contacto con la sociedad, solo para lo electoral, podrán reconstruir el país institucionalmente, y podrán enfrentar al poder del Estado, que confunde en su actuación Estado y Partido (PSUV es el partido del gobierno). La insatisfacción y la desconexión de los partidos y sus dirigentes con los electores, en tiempos distintos a un proceso electoral, contribuyó a que Venezuela hoy se debata entre una democracia que va perdiendo sus instituciones constitucionales por el impacto de un diseño arquitectónico legal que va imponiendo un estado paralelo que se inspira en el comunismo. La refundación de los partidos en Venezuela y el futuro de nuestra acabada democracia, pasa por el reencuentro de ellos con los ciudadanos, y con humildad partidos y ciudadanos entender que la participación es la herramienta que nos permite reencontrarnos y el debate recuperar la discusión de ideas que alimente la democracia desde una sinergía constructiva.

  56. Pingback: Marcos Pena R.
  57. La música sona força bé … fins i tot massa bé.
    M’explico: corre el perill de ser utilitzada com una nova retòrica per seguir fent el de sempre.
    Crec que aquesta música necessita d’una bona lletra que concreti els conceptes en processos, mesures, decisions, símbols … per evitar les ambigüitats i els usos fraudulents que els poden pervertir.
    No veig clar que es pugui caracteritzar la societat d’avui amb els atributs de la societat-xarxa. En tot cas és una societat híbrida, en la que es juxtaposen elements antics i nous …
    I, d’altra banda, es corre el risc de presentar una societat xarxa irreal, sense contradiccions ni contraindicacions …

  58. Pingback: Alejandra Rueda Cruz
  59. Pingback: Antonio Martínez Rod
  60. Pingback: Erramun Turutarena
  61. Pingback: Concha Sanchez
  62. Pingback: Luis Fernandez Campo
  63. Pingback: Cristina Trias
  64. Pingback: Juan Bouza Mera
  65. Pingback: Marc Garriga
  66. Pingback: Guillem Ruisanchez
  67. Pingback: Antonio Fernández
  68. Pingback: Guillem Ruisanchez
  69. Pingback: ERCobos
  70. Pingback: Iban Galletebeitia
  71. Pingback: Ángela Paloma Martín
  72. Pingback: Manuel Palomar
  73. Pingback: Estevo Sanchez
  74. Pingback: Josep M Cabasés
  75. Pingback: Pedro José Navarro
  76. Pingback: Mariola martin
  77. Pingback: Lo último en Xaora
  78. Pingback: Cesar Ramos
  79. Pingback: Cris Fdez
  80. Pingback: Carles Ferreira
  81. Pingback: Félix Caperos
  82. Pingback: pilar portero
  83. Pingback: cos.as
  84. Pingback: Oscar Mateos
  85. Pingback: Josep Maria Ferré
  86. Pingback: Enric Brull
  87. Pingback: Enric Brull
  88. Pingback: Nagore de los Rios
  89. Pingback: Nagore de los Rios
  90. Pingback: david_donaire
  91. Pingback: César Calderón
  92. Pingback: Guzmán Garmendia
  93. Pingback: Enrique Sacanell
  94. Pingback: Imma Aguilar Nàcher
  95. Pingback: Francisco Pérez
  96. Pingback: alberto abella
  97. Pingback: Gregorio Verdugo
  98. Pingback: Júlia López Ventura
  99. Pingback: Roger Fort Gasia
  100. Pingback: juanjo aizpeolea
  101. Pingback: Jaume Fortuny
  102. Pingback: Felix Larrosa
  103. Jaume Fortuny, sí otro sistema electoral. Y también de voto, por Internet.

    Jaume Bellmunt, potser tens raó… però ens cal música! Inspiració per a tornar a vibrar amb les paraules i els conceptes. (“Algún día la política será una canción”, León Felipe)

    Carlos Romero, el tema de la libertad dentro de los partidos es el primer desafío para construir una sociedad democrática, aquí y en Venezuela.

    Carles Aparicio, gracias, ánimos! Sigue apretando.

    Muchísimas gracias por los comentarios, RT, y por la diversidad de lenguas (gallego, vasco, catalán y castellano! qué ilusión!) y de enfoques! Me animan muchísimo. Seguimos. Sin tregua.

    Una perla, mi siguiente artículo sobre el tema empezará con esta cita:
    “Cuando un partido se da cuenta de que un afiliado se ha convertido de un adepto incondicional en un adepto con reservas, tolera esto tan poco que, mediante toda clase de provocaciones y agravios, trata de llevarlo a la defección irrevocable y de convertirlo en adversario; pues tiene la sospecha de que la intención de ver en su credo algo de valor relativo que permite un pro y un contra, un sopesar y descartar, sea más peligrosa para él que un oposición frontal.”
    Friedrich Nietzsche

  104. Pingback: Guillem Ruisanchez
  105. Pingback: joan subirats
  106. Pingback: Antoni Gutiérrez
  107. Pingback: Pepe Mateo
  108. Pingback: Manuel Ant. (Marco)
  109. Pingback: Josep maria Girona
  110. Pingback: David Alvarez
  111. Pingback: David Alvarez
  112. Pingback: Manuel Ant. (Marco)
  113. Pingback: Andrés Nin
  114. Pingback: ecogrup21
  115. Pingback: Andrés Nin
  116. Pingback: Lorenzo Checa
  117. Pingback: Francisco Jiménez
  118. Pingback: Bego Nasarre
  119. Pingback: Socialista(s) d Base
  120. Pingback: Esther Caparros
  121. Pingback: Marc Garriga
  122. Pingback: Alcalde de Jun
  123. Pingback: Sergio Pérez
  124. Pingback: M FERNANDA BARRIO
  125. Pingback: Ricard Espelt
  126. Pingback: Rafa Moya
  127. Pingback: Itziar gomez
  128. Pingback: osebuil
  129. Pingback: Julio Aliaga Lairana
  130. Pingback: Gabriel Jaraba
  131. Pingback: PerSumarCanviar
  132. Pingback: Elvira Durán Costell
  133. Pingback: Ismael Peña-López
  134. Pingback: tonapou
  135. Pingback: Víctor R. Ruiz
  136. Pingback: EBE
  137. Pingback: جوان بوريل
  138. Pingback: Emilio Álvaro
  139. Pingback: Albert de Gregorio
  140. Pingback: Laura Bellver
  141. Pingback: Óscar Delgado
  142. Pingback: Amparo Bernad
  143. Pingback: Carlos Rodríguez
  144. Pingback: noelito
  145. Pingback: David Alvarez
  146. Pingback: David Alvarez
  147. Pingback: Nani
  148. Pingback: José Guerrero
  149. Pingback: Diego Cruz
  150. Pingback: ismael jamali
  151. Pingback: Antoni Gutiérrez
  152. Pingback: Imma Aguilar Nàcher
  153. Pingback: Koldo Martinez
  154. Pingback: Maite Goñi
  155. Pingback: Ana
  156. Pingback: koldo castañeda
  157. Pingback: Carmen del Río Sánch
  158. Pingback: Mauricio Saavedra ®™
  159. Pingback: Partido que queremos
  160. Pingback: Any nou, vells i nous combats |xcat.cat
  161. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » La nueva política: de los partidos a las redes
  162. Pingback: Blanca Molto Blasco
  163. Pingback: Rafael Romero Blanco
  164. Pingback: Rafael Romero Blanco
  165. Pingback: Jordi Armadans i Gil
  166. Pingback: Otro modelo de partido es posible « La Nueva Politica Venezuela
  167. Pingback: Joan Linares
  168. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Twitter: la política vigilada
  169. Pingback: Joan Linares
  170. Pingback: Ateneu Roig
  171. Pingback: Ferran Jimenez
  172. Pingback: Francisco Sancho
  173. Pingback: MonicaLlorente
  174. Pingback: Meritxell Rabadà
  175. Pingback: Joan Travesset Grau
  176. Pingback: Jon Benito Aranberri
  177. Pingback: Iñigo Rubert
  178. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El momento decisivo
  179. Pingback: Osemos más democracia | Líneas Rojas
  180. Pingback: Jorge Melguizo
  181. Pingback: Antoni Gutiérrez
  182. Pingback: Encarna Sandonis
  183. Pingback: Belén Fdez.-Salinero
  184. Pingback: Alvaro Carracedo
  185. Pingback: Antoni Gutiérrez
  186. Pingback: Eladi
  187. Pingback: David Alvarez
  188. Pingback: estersarquella
  189. Pingback: Sergio Ramis
  190. Pingback: lourdes Muñoz
  191. Pingback: jaume collboni
  192. Pingback: Montse García
  193. Pingback: Amos Barcelona
  194. Pingback: Albert Sáez
  195. Pingback: José Angel Carcelén
  196. Pingback: Laura
  197. Pingback: Laura
  198. Pingback: Daniel Berdala
  199. Pingback: Jordi Llisterri Boix
  200. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Procomún y socialdemocracia
  201. Pingback: David Alvarez
  202. Pingback: Susana López-Urrutia
  203. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Democracia de red y nueva institucionalidad. Nuevos modelos para la democracia del s.XXI
  204. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » La modernización de los partidos socialdemócratas
  205. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El valor político de la discrepancia
  206. Pingback: Antoni Gutiérrez
  207. Pingback: Aurelio Romero
  208. Pingback: Odón Elorza
  209. Pingback: Carmela Sanz
  210. Pingback: Cristina narbona
  211. Pingback: Juan Antonio Gallego
  212. Pingback: IS Región Murcia
  213. Pingback: p_tamadaba
  214. Pingback: eze marco
  215. Pingback: Ricardo de los Ríos
  216. Pingback: Fernando Mendoza
  217. Pingback: Etica con aspirinas
  218. Pingback: Fernando
  219. Pingback: Emilio Serrano
  220. Pingback: Vicente Martin Nunez
  221. Pingback: Beatriz San Miguel
  222. Pingback: Aurora Sotos
  223. Pingback: Jose Mª Pérez Gómez
  224. Pingback: Genoveva Martinez
  225. Pingback: Daniel Santos
  226. Pingback: Franklin Almeyda
  227. Pingback: Virginia Adames
  228. Pingback: Antoni Gutiérrez
  229. Pingback: Sandra Pérez García
  230. Pingback: daniel inglada
  231. Pingback: NachoMartínGranados
  232. Pingback: Lucía
  233. Pingback: Operación “Lavado de imagen”, ante la desafección política en España | Comunicación (política) y Relaciones Públicas
  234. Pingback: Víctor Espíndola
  235. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Partidos abiertos: datos, redes, debates, espacios
  236. Pingback: Del inmovilismo a la acción compartida | SesiónDeControl.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.