El 'photocall' de Rajoy

Publicado en: El País (28.03.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

Las cumbres políticas internacionales son reuniones y, también, escenarios. La política se teatraliza para ofrecer un juego de planos e imágenes que coreografían la jerarquía, la afinidad o la complicidad política y/o personal entre los dirigentes. Un plató permanente en el que periodistas, reporteros, cámaras y gráficos analizan hasta el más mínimo detalle para obtener una información que permita deducir o elaborar una hipótesis política. Las formas son fondo. Y las formas nos ofrecen y nos revelan el estado político de las relaciones bilaterales y multilaterales. Y también pistas sobre el estado de ánimo de nuestros líderes y la calidad de su proyección pública y su ascendencia en el contexto internacional.

Estas cumbres son uno de los momentos más jugosos para los periodistas gráficos. Los encuentros preliminares en el marco de estas reuniones son propicios para el chascarrillo, la broma, el acercamiento informal y el lenguaje icónico. El ‘estrangulamiento’ reciente del ministro De Guindos ‘a manos’ de Jean-Claude Juncker es una buena prueba de ello. Esas imágenes capturadas se convierten en símbolos políticos.

Otro momento clave, son las fotografías de familia. El posado, previsible y acartonado, a veces depara sorpresas, sobre todo en escenarios naturales donde la escenografía está menos pautada, milimetrada y organizada. Una foto memorable que brinda una de esas oportunidades, la encontramos en la pasada cumbre europea contra la crisis. El despiste de los líderes en el momento de saber encontrar su lugar en la foto era el reflejo de su desorientación política.  Generalmente, estas imágenes de posado oficial son un horror, por estáticas e impostadas, pero permiten interpretar políticamente los encuentros gracias al protocolo y posición de los participantes, al clima que se genera entre ellos y a algunos pequeños detalles de lenguaje no verbal o de vestuario.

Pero la foto más buscada es siempre, la bilateral. Sobre todo cuando el protagonista es el político de moda, o el que se considera el más importante del planeta: Barack Obama.

Mariano Rajoy ya tiene la suya. Sucedió ayer en la Cumbre sobre Seguridad Nuclear de Seúl. Rajoy sacó buena nota del encuentro. Los precedentes de encuentros anteriores de nuestros presidentes con el norteamericano no han sido siempre equilibrados. La falta de fluidez en el idioma, una cierta incomodidad escénica, falta de reflejos y una dosis de complejo latente sobrevolaban la atmósfera en el momento del saludo. La presión es mucha y los nervios pesan. Además, conscientes del importante impacto de la imagen, están obsesionados por no cometer ningún error, por el abrochado de la chaqueta, por estar bien situados y seguir las instrucciones exhaustivas que todos los asesores de comunicación damos en estos casos.

Ayer Rajoy llevaba la lección aprendida. Gestionó muy bien el diálogo sobre el español y el inglés entre ambos, humanizaron el momento al hablar de sus hijos, y esbozaron lo que parecía una auténtica humildad, al reconocer que deben aprender el uno del otro y de sus idiomas respectivos. Además, Rajoy movió la mano, ganando el instante gráfico del encuentro y llevándose la foto. Con ese gesto, estableció una relación de igualdad no siempre habitual frente al fenómeno Obama. Rajoy siguió también con su ‘photocall’ particular, con la diplomacia de la fotografía, retratándose con todos los mandatarios presentes. Era su estreno. Lo aprovechó. Ha sido un buen regalo de cumpleaños.

Los escenarios de las fotos, y sobre todo, los encuadres de logotipos, textos, símbolos y gráficos pueden jugar alguna mala pasada en términos de metalenguaje. La palabra “nuclear” sobrevolando la cabeza, por ejemplo, en esta foto publicada en distintos medios relación a la cobertura del encuentro, ofrece nuevos registros interpretativos llenos de matices y dobles sentidos.

Nota final: Si alguien tiene dudas de por qué Obama es el político que mejor domina todos los recursos de la comunicación, que vea este vídeo. Impagable. No es un montaje. Es una demostración de su capacidad profesional de control y su conocimiento sobre por qué las fotos en política son el lenguaje pacífico del soft power. Los tristes no ganan elecciones, y Obama lo sabe.

Barack Obama’s amazingly consistent smile from Eric Spiegelman on Vimeo.

Enlaces de interés:
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Etiquetas: , , , , ,

Comentarios sobre: El 'photocall' de Rajoy

  1. Pingback: Roger Fort Gasia
  2. Pingback: Celeste G.Box
  3. Pingback: Tobias Feijoo
  4. Pingback: Helena Ancos
  5. Pingback: Juan Royo
  6. Pingback: Ro Trejo
  7. Pingback: Rafa Laza
  8. Pingback: jorge gutiérrez
  9. Pingback: Rafa Laza
  10. Pingback: Pedro Mosquera

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *