InicioComunicaciónComPol¿Y si no se hubiera caído?

¿Y si no se hubiera caído?

Publicado en: El País (14.04.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

El rey Juan Carlos ha perdido el contacto con la realidad. O al menos, eso parece. Solo una profunda desorientación y desconexión con la sociedad a la que debe servir, explicaría –y mal- que le parezca bien ir a cazar elefantes. El viaje es totalmente inadecuado, impropio e injustificado.

Inadecuado, porque España está en uno de los momentos más críticos de su reputación internacional. El viaje del monarca, para darse un capricho inoportuno, no contribuye a la imagen de moderación, esfuerzo y sacrificio que debemos dar en nuestra pelea reputacional con los mercados y las instituciones comunitarias.

Impropio, porque el monarca no puede, ni debe, ignorar que cazar elefantes por placer es obsceno y hiere, profundamente, millones de sensibilidades. Tiene todos los componentes para resultar despreciable. Además, la puesta en escena de una cacería preparada para el goce, alimenta todas las imágenes perversas de la opulencia y el poder.

Injustificado, porque no hay ninguna razón para hacer este viaje, a su edad, con sus condiciones físicas, para practicar la caza, y de elefantes. Ninguna explicación hace comprensible tal cúmulo de errores imprudentes e innecesarios.

Pero la pregunta clave es: ¿Y si no se hubiera caído? Pues no lo sabríamos ya que la Casa Real no informa de las actividades privadas del rey. Es muy discutible que, en pleno siglo XXI, podamos considerar como privado un viaje de estas características, pero lo realmente alarmante es descubrir que nadie se lo impidió.

¿Cómo es posible que nadie viera el peligro físico, estético y ético de esta aventurilla? La Casa Real no está para satisfacer los caprichos de su inquilino, sino para servir al Jefe del Estado. Y actuar, siempre, en consecuencia con esta alta responsabilidad. Y ¿quién más lo sabía? ¿El Príncipe? ¿Nadie le desaconsejó tal despropósito? ¿En qué mundo viven?

La acumulación de errores de la monarquía en los últimos años es propia de una institución que ya no entiende su misión en la sociedad. Es difícil servir a una comunidad con la que ya no te identificas, no comprendes y no atiendes. La insensibilidad es el primer paso para la ruptura. No es que la sociedad española se aleje de la monarquía, es al revés. Además, cuando se pierde el pudor, como es el caso de esta cacería impúdica, ya no es posible la dignidad. Y el rubor no la restaura.

Artículos en el blog Micropolítica:
El pánico en política (Artículo 17, 11.04.2012)
Crisis y notas de prensa (Artículo 16, 10.04.2012)
Infografías, visualizaciones y política (Artículo 15, 9.04.2012)
Suicidios políticos (Artículo 14, 6.04.2012)
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Artículos de interés:
Historia de cómo la Corona ha entrado en barrena (José Antonio Zarzalejos. ElConfidencial.com, 15.04.2012)
Internet opina: «El Rey puede perder la corona» (Radio Cable, 16.04.2012)

Otras referencias:
The Elephant in the Throne Room: Spain’s Royal Pains Grow Deeper (Lisa Abend. TIME, 16.04.2012)
Outrage over king of Spain’s elephant hunt (UPI.com, 14.04.2012)
Antoni Gutiérrez-Rubí: ¿Y si no se hubiera caído? (Podcast, por Javier García Angosto)

Articulos Relacionados

Pasiones tristes

François Dubet es un sociólogo francés, ex director de estudios en la Escuela de Altos Estudios en Ciencias Sociales, y autor de un libro...

Oxígeno

El oxígeno es el elemento clave que sostiene la vida en la Tierra, que constituye una parte importante de la atmósfera, la mayor parte...

Frame, una forma de comprender el mundo. ¿Cómo impacta en la comunicación política?

https://open.spotify.com/episode/4o9EvNTJrzzSrGCKKUxrG3

123 Comentarios

  1. Gracias Antoni por decirlo tan claro y bien argumentado. desde que lo escuché esta mañana no he podido evitar mi indignación. Por todo lo que comentas. Porque hiere mi sensibilidad profundamente pensar que alguien pueda ir a cazar elefantes por placer. Pero a un particular anónimo no se lo puedo prohibir, aunque éticamente me parecerá igual de reprobable. Pero si ese alguien es un representante de España, de tal alto nivel, creo que se le debe exigir mucha más responsabilidad. Y más en el momento en que estamos, que no es para tirar cohetes precisamente. Y más la Casa Real, que no está dando precisamente ejemplo.

  2. Gracias a todos y todas por vuestra confianza y palabras. Me animáis. Y me motivan a seguir con los análisis que huyen tanto del prejuicio y del apriorismo como de la complacencia. Besos.

  3. Aunque sólo fuera por generar uno más de esos fenómenos mediáticos de la red -que no sirven para nada-, sería interesante que el artículo de este blog (muy bien reclamado como editorial) tuviese un récord de comentarios argumentados, respetuosos y con cuidada ortografía, para demostrar a los que nos gobiernan que el pueblo no es tonto, tiene criterio, se siente engañado y desea ser soberano.
    En ese caso agradecería a Antoni Gutiérrez Rubí un nuevo artículo con la síntesis de la reacción popular que su escrito ha generado

  4. Lo primero que pensé es en lo inapropiado de irse de caza con la que está cayendo en el país. La desconexión de su realidad y la nuestra es patente. Y sin visos de cambiar. Mirad sino qué leches hace su nieto manejando un arma para la que no está capacitado.
    Excelente artículo. Enhorabuena.

  5. Las actividades lúdicas de la corona lejos de ser una actividad inocente como podría ser esquiar, o practicar un deporte que no involucre la crueldad con los animales, son actividades propias de los instintos más bárbaros y primarios del hombre como lo es la caza por «deporte».
    Una actividad lúdica cruel, insensible e inhumana, que solo causa placer obsceno a quien lo practica, mientras hiere profundamente millones de sensibilidades, acto despreciable que ya no tienen razón de ser a estas alturas.
    Suscribo al completo cuanto se comenta en este esclarecedor artículo de opinión.
    Un saludo cordial,

  6. Sr. Antoni: este articulo no hay por donde cojerlo. Esta Semana Santa ha habido mas de 15 millones de desplazamientos, segun la DGT, pero los Reyes se tienen que quedar en su casa. La aficion a la caza de los reyes de España viene de muy antiguo y nuestro (si, nuestro) Rey lleva cazando toda la vida, no entiendo a que viene ahora demostrar esa fobia hacia esa aficion, fobia que no le he escuchado nunca declarar de otras muchas personas sabiendo que son millones los que se dedican a ella. Pero claro, el Rey no puede hacerlo o quiza deberia haber ido a cazar conejos a Chinchon? Vd demuestra su «antimorquia» en este articulo que logicamente es aplaudido por todos los ignorantes que, como Vd, desconocen la actividad diaria del Rey y el papel de la monarquia en España. Vd solamente quiere la instauracion de la Republica buscando cualquier pequeño detalle, por insignificante que sea, en la figura del Rey o su Heredero para denostarlo. Y desgraciadamente no los encuentra por eso acude a estos casos y los magnifica para regocijo de su publico y, supongo, que satisfaccion suya al ver cuanto antimonarquico hay en nuestra (si, nuestra) querida (si, querida) España. Pues quiero que sepa que en España somos mas los monarquicos que los contrarios. Pero Vd continue inventando panfletos para que sus lectores le alaben y tenga un poco de gloria a costa de ofensas injustificadas a la figura del Rey. La caza ofende a cierto personal, tambien el aborto, escriba Vd de esto y dejese de demagogia barata.

  7. […] La Zarzuela afirma que vio una “oportunidad” en la entrevista, en el marco de su ofensiva comunicativa para garantizar un lifting institucional del Rey. Pero, creo, que la han perdido. No buscaban titulares, afirman los responsables de la comunicación de la Casa Real, pero el titular de la noche es que el Rey mantiene sus privilegios: ninguna pregunta incómoda, ningún tema inadecuado, ningún tratamiento democratizador. La Monarquía sigue teniendo trato preferencial, como en la futura Ley de la Transparencia que prevé excluir a la Institución de su control, es decir del control de los ciudadanos. Y así, con privilegios, pierde apoyos. La realización televisiva, así como los planos, la ubicación y la disposición de los interlocutores ha sido clásica y previsible. Pero con algún desliz involuntario, supongo… Durante varios minutos, se puede observar, perfectamente, una gran bola del mundo tras el Rey. Los escenógrafos han situado España en el plano de la cámara, y con ella, parte de África. Continente que ha hundido la reputación de Juan Carlos I. Un pequeño juego del destino: tras la imagen del monarca, el recuerdo de Botsuana. […]

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.