A un mes del #15M

Publicado en: El País (17.04.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

El rumor de fondo ya es cada vez más audible. La proximidad del primer aniversario del #15M excita y anima a los que veían con escepticismo y preocupación cómo la multitud les disputaba el protagonismo de lo público y lo político. El cinismo avanza confiado en la idea de que el cansancio y el desánimo de los que llenaron las plazas y las calles será la mejor demostración de su inanidad. Sienten que, por fin, va a llegar su momento para poner las cosas en su sitio. Las dificultades para convertir en progresos democráticos el espíritu de la primavera egipcia, por ejemplo, les facilitan una nueva coartada. Hay quien cree que es mejor Mubarak que una mayoría islamista en el Parlamento egipcio democrático. Aquellos que nunca vieron esperanzas, o temieron perder sus privilegios, se apresuran a certificar la desilusión. Pero se equivocan.

Los días previos al 15 de mayo serán, seguramente, el escenario de un auténtico chaparrón de análisis, declaraciones y opiniones que argumentarán el descrédito y la decepción sobre la capacidad de estos movimientos para ir más allá de la agitación, la denuncia y la concienciación democrática, como si esto fuera poco. La violencia que ha salpicado algunas concentraciones recientes, en especial alrededor de la huelga general del 29M, flota en el ambiente como amenaza y excusa. Amenaza para los nuevos movimientos sociales. Excusa para desacreditarlos, confundirlos y mezclarlos por parte de quienes -sin comprender lo que pasó- se apresuran a certificar lo que sucede y sucederá en el futuro. Excusa también para que el Gobierno anuncie la reforma del Código Penal.  Intelectuales, abogados y activistas afines al movimiento creen que Rajoy pretende “amedrentar” a los ciudadanos con este anuncio y que recorre a la “estrategia del miedo”  para incriminar formas de respuesta pacífica pero alternativas.

Ya hay quien prepara los funerales de lo que consideran fue solo espuma política. Volveremos a oír las voces que ya nos advertían de lo peligroso, por efímero y frágil, del movimiento, a la vez que insinuaban su carácter infantil e inmaduro, vulnerable y manipulable (no faltaron, ni faltarán, teorías conspirativas), y minaban la confianza en las fuerzas políticas de izquierda tradicionales, dejando paso a la ofensiva conservadora. La victoria del PP el 20N confirmaría estas advertencias sobre el pernicioso efecto que sobre la política democrática, y sobre la izquierda en particular, podía tener el movimiento de los indignados. Pero este tipo de análisis interesados solo alarga la agonía de la realidad a la que debe enfrentarse la socialdemocracia.

El simplismo corroe el pensamiento político, acomoda y reconforta a quien no quiere ver lo evidente. Los que así piensan, y conforme vayan pasando los días se expresarán de manera estentórea, creen que las multitudes ilusionadas no son capaces de canalizar las emociones en propuestas y alternativas, que el gusto por el activismo esconde una incapacidad para el pensamiento y el análisis. En definitiva, que se ha perdido el tiempo. No saben que, como dice el filósofo Edgar Morin: “los indignados denuncian; no pueden enunciar”. Y esa naturaleza no es déficit, sino la fuerza moral de los que dijeron basta, sabiendo el porqué, pero sin saber –todavía- el cómo.

Y se producen movimientos de fondo. El éxito parcial del 29M no fue solo de los sindicatos ni de la oposición, sino de un magma social que confluye, puntualmente, con las organizaciones establecidas pero que las desborda y estimula con nuevas realidades organizativas, estéticas y propositivas.

En el libro de Raffaele Simone, El monstruo amable: ¿El mundo se vuelve de derechas?, Joaquín Estefanía describe en el prólogo un determinado retrato de estos movimientos, que ilustro con este fragmento: “La primera batalla, la de la percepción, ya la tiene ganada la derecha global, sin necesidad de comparecer. Y en ella juegan un papel esencial los jóvenes, para quienes en general la política ha dejado de ser una actividad articulada, una búsqueda de soluciones que se obtienen del esfuerzo, del estudio de los problemas y del discurso elaborado sino más bien un deseo genérico de ‘hacer cosas’, de actuar e incluso de pelearse, de que ‘se enteren’, de ‘darles una lección’. Así, la política [frente a la que los jóvenes sufren una desafección creciente y cuando les preguntan qué opinan del sistema que los acoge contestan que es corrupto, fallido, indiferente e irresponsable hacia ellos] tiende a identificarse no con la elaboración cultural e ideológica sino con el ‘comportamiento’, con el culto a la acción directa”.

Pero es la acción directa, precisamente, la única alternativa que tienen muchos ciudadanos, y en especial los más jóvenes y los mayores. Exigirles propuestas desde una atalaya que puede ser percibida como paternalista, cuando la política adulta, senior, establecida es incapaz de resolver las grandes ecuaciones, no se siente como aceptable.

El próximo #12M (Global Day of Action) es la referencia para actuar de nuevo, un año después de la fecha que cambió muchas percepciones y que supuso la politización –que no partidismo– de muchas conciencias. La cita tiene dimensión internacional, transnacional, global. Un alianza heterogénea, en red, descentralizada, está nutriendo de enlaces y pistas una amplia coalición por otra política. Antonio Hernández Rodicio, en el prólogo del libro “Otro Gobierno” de César Calderón, define así estas nuevas coaliciones horizontales y heterogéneas de activistas y emociones políticas: “Nuevos paradigmas para problemas antiguos. Revoluciones en red, y redes revolucionarias. Una legión de ciudadanos globales, formados, conscientes de sus derechos y exigentes que no tienen quién les escriba”.

Ya no están en las plazas, ahora. Volverán, en menos de un mes. De momento, llenan las redes de propuestas y alternativas dispares y –a veces- contradictorias. No tienen prisa, aunque son rápidos.  A quien realmente el tiempo apremia y se le escapa de las manos es a la política formal para dar una respuesta a las multitudes que avanzan sin vanguardias. El dirigismo acabó. “El asunto es que el viento ha barrido las antiguas certezas”. Lo que viene no sabemos lo que es, pero sabemos lo que detesta: la irrelevancia de la política para dirigir y corregir el desorden en el que estamos instalados.

Enlaces de interés:
Espacio #15M
Periodismo que se nutre de la calle (premios Ortega y Gasset) (El País, 16.04.2012)
Los Reflectantes ya están aquí (Enmedio, 4.04.2012)

Artículos de interés:
Desenredar una ilusión (Daniel Innerarity. El País, 2.03.2012)
El 15-M aumenta su apoyo ciudadano (El País, 20.05.2012)

Artículos en el blog Micropolítica:
El pánico en política (Artículo 17, 11.04.2012)
Crisis y notas de prensa (Artículo 16, 10.04.2012)
Infografías, visualizaciones y política (Artículo 15, 9.04.2012)
Suicidios políticos (Artículo 14, 6.04.2012)
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: A un mes del #15M

  1. Pingback: EBE
  2. Pingback: Питуская
  3. Pingback: Natxo Rodríguez
  4. Pingback: Sandra Robles
  5. Pingback: Ágora Sol Radio
  6. Pingback: Dani Rodrigo
  7. Pingback: Anna Caballero
  8. Pingback: Ramón Ramón
  9. Pingback: almanatura
  10. Pingback: Joan Herrera
  11. Pingback: montse castellà
  12. Pingback: Pau Gavina
  13. Pingback: Santi Casas
  14. Pingback: Merche Negro
  15. Pingback: Marc
  16. Pingback: Mayte garcía
  17. Pingback: 12m15mBCN
  18. Pingback: 12m15mBCN
  19. Pingback: Ciudadano Zero
  20. Pingback: Marcha Indignada
  21. Pingback: Fem Pinya
  22. Pingback: Ateneu Roig
  23. Pingback: luba
  24. Pingback: joan subirats
  25. Pingback: malasombra999
  26. Pingback: Oriol Lladó
  27. Pingback: Eladi
  28. Pingback: ldliebana
  29. Pingback: Héctor Sin
  30. Pingback: Raúl Díaz
  31. Pingback: Antònia Travé
  32. Pingback: ¥*°¤~•
  33. Pingback: Lau
  34. Pingback: toret
  35. Pingback: Ruma Chaviano
  36. Pingback: Ara
  37. Pingback: franmaop
  38. Pingback: acampadasol
  39. Pingback: Josef blacke
  40. Pingback: attacmadrid
  41. Pingback: Koonak
  42. Pingback: ε4⚙4
  43. Pingback: Joaquín Luzón
  44. Pingback: ireilly
  45. Pingback: Marta Herrera
  46. Pingback: MagiceF1
  47. Pingback: Nacho Serrano
  48. Pingback: V Calviá
  49. Pingback: MTC
  50. Pingback: Rodrigo del Olmo
  51. Pingback: Atalaya
  52. Pingback: Begoña Curiel
  53. Pingback: Begoña Curiel
  54. Pingback: Brutus
  55. Pingback: Brutus
  56. Pingback: Atalaya
  57. Pingback: Miguel Tigles
  58. Pingback: Incognita
  59. Pingback: sergi zafra vela
  60. Pingback: Jose Luis Carro
  61. Pingback: Carmela Galvez
  62. Pingback: robertomarin
  63. Pingback: modesta pascual
  64. Pingback: Nacho Requena
  65. Pingback: Señor X
  66. Pingback: Olga
  67. Pingback: Javier Sanchez
  68. Pingback: alternativa
  69. Pingback: Janet Camilo
  70. Pingback: Janet Camilo
  71. Pingback: labrenca
  72. Pingback: Joan Coscubiela
  73. Pingback: Alex Amaro
  74. Pingback: Cristina narbona
  75. Pingback: Daniel Bardavío
  76. Pingback: Hector
  77. Pingback: Alfonso Alcolea
  78. Pingback: PALOMA URU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *