La revolución adolescente

En octubre de 2012, en Pakistán, a una joven de 15 años le dispararon en la cabeza, en un autobús escolar junto a sus compañeras de instituto. ¿El motivo? Hablar en favor de la educación femenina en su región. Malala Yousafzai se hizo famosa en todo el mundo por la barbaridad del crimen cometido contra ella y se convirtió en un símbolo de la lucha por los derechos de las niñas. Dos años después, ya recuperada y viviendo en Londres junto a su familia, ganó el Premio Nobel de la Paz. Es la persona más joven en lograrlo, con solo 17 años.

Emma González también fue víctima de un tiroteo, superviviente de la escuela secundaria Stoneman Douglas de Parkland, Florida, en el que diecisiete de sus compañeros/as murieron. Eso llevó a Emma a crear y liderar el grupo de defensa del control de armas Never Again MSD. Con su impactante discurso en radical silencio ante más de medio millón de personas, el 24 de marzo de 2018, solo tres días después del ataque, y en una de las marchas organizadas por este grupo, se hizo famosa mundialmente.

Greta Thunberg (@gretathunberg)

Greta Thunberg es una joven sueca de 16 años con síndrome de Asperger. Salto a la fama a finales de 2018, aún con 15 años, cuando dejó de asistir al instituto para manifestarse frente al Parlamento de Suecia, durante las huelgas estudiantiles por el cambio climático. Su ponencia en un evento tan visible y viral como la charla TEDx Estocolmo, en noviembre, la catapultó a los medios y a ser conocida y reconocida mundialmente por aquellos que luchan contra el calentamiento global. Solo un mes después, realizó un discurso en el marco de la COP24 (Conferencia de la ONU sobre Cambio Climático, en Polonia). 

#FridaysFor Future

«I think we are only seeing the beginning. I think thath change is on the horizon and the people will stand up for their future»

Pero ¿qué es lo que tienen en común estas jóvenes? ¿Por qué son seguidas en todo el mundo y por qué mucha gente se ve representada en ellas y quiere seguirlas?

Muestran coraje. Frente a los talibanes, frente a los lobbies de armas, frente al sistema establecido. Se convierten en ejemplos vivos de la lucha y la rebeldía, del intento de cambiar las cosas. La gente quiere tener su capacidad y valentía. No tienen miedo.

Audacia. Son jóvenes, casi niñas, pero tienen la capacidad de intentar cambiar cosas que parecen imposibles. Van a lo grande, y luchan por conseguirlo. Esa audacia es contagiosa. Una fuerza desafiante por lúcida.

Mujeres. Que las tres sean mujeres las convierte también en símbolo de lucha, de no dejarse pisotear, y de librar, probablemente, mayores batallas que adolescentes de otro género.

Historias. Cada una de ellas tiene su propia historia. Una historia que refuerza su esfuerzo y su activismo. Es completamente coherente con quienes son y con lo que hacen. Su identidad es, también, su mensaje. Sus (breves) biografías vitales son testimonio y credibilidad.

Discurso. Su discurso es claro y punzante. Dicen cosas que todo el mundo sabe, pero que nadie suele ni quiere, a menudo escuchar. Eso convierte su mensaje en algo poderoso, escuchado y compartido.

Denuncia contra los adultos. Son los adultos que, durante decenas de años -o siglos- no se han atrevido a cambiar las cosas. Esos adultos son los culpables, y lo son porque con sus decisiones están lastrando el futuro de los más jóvenes.

Movilización. No se quedan en las palabras. Son las primeras en asistir a todo tipo de actos para hacerse escuchar. Sin este ejemplo, nada sería posible. Su movilización es creativa, digital, artística y descentralizada.

Apuesta por la imagen. Redes sociales, imágenes y vídeos. Se trata de tener visibilidad y compartirla en otros círculos de jóvenes. Las tres lo saben y saben usarlas. De ahí viene también su fuerza: viral, global, moral.

Causas. Es tiempo de causas y no de casas políticas. Malala por la educación, Emma contra las armas, Greta por el clima. Sus ideas son trasversales y globales. Movilizan desde la conciencia y el compromiso, no desde una propuesta ideológica clásica y previsible.

Los líderes del mañana ya no esperan su turno. Son nuestros hijos y nuestros nietos, y vienen a hacer el trabajo que no hemos hecho nosotros. En España, algunos de sus nombres son Lucas, Ander y Roger, los primeros de muchos en unirse al movimiento Youth For Climate que hoy se extiende por el país y empieza a llegar a las instituciones. La revolución adolescente ya está aquí y la veremos en acción el viernes en la huelga por el clima que se promueve a nivel global. Después del 8-M, el 15-M por el planeta. Idus de marzo.


Publicado en: El Periódico (12.03.2019)

Artículos de interés:
Emma, nuevo icono de la política (abril 2018)
– El voto de los jóvenes en el Reino Unido, ¿buenas noticias para los laboristas? (Javier Lorente. Agenda Pública, 6.06.2017)
Padres e hijos (Enric Juliana. La Vanguardia, 19.06.2017)
– Desmontando el conflicto generacional (Júlia Díez Sayol. La Vanguardia)
– “Hemos hecho entre todos un daño brutal a los jóvenes”, Belén Barreiro (Entrevista de Esteban Hernández. El Confidencial, 8.06.2017), 27.05.2017

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: La revolución adolescente

  1. Espero y creo que sean estos jóvenes lúcidos y osados los que saquen el planeta adelante, desgraciadamente también existen “las Nuevas generaciones del PP” y los que van de “Cañas por España”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.