Sanders: del líder al mito

Bernie Sanders tiene posibilidades de conseguir la nominación demócrata. Algo que parecía improbable cuando anunció su candidatura, tras su derrota ante Hillary Clinton en 2016 y la aparición de nuevos y competitivos liderazgos en estas primarias. Cuatro años después, Sanders es hoy una pesadilla para el establishment demócrata que ha reaccionado de manera histérica y desproporcionada tras las primeras victorias del veterano senador de Vermont en Iowa, New Hampshire y Nevada.

La derrota de Sanders en 2016 fue la semilla para que, dos años después, una generación de nuevos liderazgos, como los de Alexandria Ocasio-Cortez (y que ahora apoya al «tío Bernie»), obtuvieran un rotundo éxito político —y cultural— sobre la jerarquía del Partido Demócrata. Hoy, Sanders, incombustible, resiliente y valiente, sigue ahí. Del candidato derrotado, al mito esperanzador.

Muchos analistas se cuestionan por qué Sanders está consiguiendo tan buenos resultados teniendo contrincantes formidables, e incluso teniendo competencia desde el ala izquierda del partido. Pero, precisamente, el secreto de su éxito es que las ideas que plantea le trascienden a él, como individuo y como candidato, y se ha convertido en un mito aceptado por unas bases movilizadas y experimentadas.

Un mito supone una escala de valores y unas emociones compartidas. Y mientras el resto de los candidatos cuentan historias, muchas sobre sí mismos, Sanders atrae a los votantes con su mito que les interpela y sobre el que proyecta un espejo que les refleja. Una semana antes de las primarias de Iowa lo resumía así: «Ya no sirve más elegir incluso buenos presidentes o buenos senadores. Lo que necesitamos es un audaz y agresivo movimiento desde las bases, que este país no ha visto nunca en su historia moderna».

El mito que cuenta Sanders se basa en la épica: la lucha entre grandes y diversas mayorías frente a egoístas minorías. Y en la necesidad de actuar contra las corporaciones y billonarios para garantizar condiciones de vida dignas para la clase trabajadora. Un discurso simple, redentor, alternativo. Justicia ética. Justicia estética.

Las victorias de Sanders en Iowa, New Hampshire y Nevada han sido solo el principio, y Sanders se acerca al Super Tuesday como candidato favorito. Aunque el sábado, con la clara victoria de Joe Biden en Carolina del Sur, se igualan las opciones de ambos y se impulsa la candidatura del exvicepresidente.

Si se confirma su victoria, u obtiene un buen resultado, esta reflejará nuevamente la incapacidad del Partido Demócrata de plantear una propuesta propia para el futuro del país y de la sociedad, y le llevará a ser liderado por un senador independiente muy alejado de la línea tradicional del partido. Donald Trump fue un outsider al Partido Republicano en el 2016. ¿Lo será Sanders en el 2020 en el Partido Demócrata?

El establishment demócrata todavía tiene margen de maniobra y Bernie Sanders puede quedarse sin la nominación, o fracasar en su intento de vencer a Donald Trump en noviembre. Pero, pase lo que pase, su mito pervivirá en la sociedad estadounidense y condicionará la política de los años venideros. Los mitos no mueren.

Publicado en: La Vanguardia (2.03.2020)

Enlaces de interés:
– Especial: Guía Elecciones USA 2020
– En Twitter: #guíaUSA2020

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: Sanders: del líder al mito

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.