Política y ‘mindfulness’

El congresista demócrata Tim Ryan, representante del estado de Ohio, ha revalidado su escaño con un 52,5% de los votos, contra su contrincante republicana, Christina Hagan, que consiguió un 45%. Su victoria tiene un mérito especial: Ryan es congresista desde 2003, ha ganado en el estado en el que Trump ha obtenido el 53,3% de los votos y es uno de los únicos cuatro congresistas demócratas, de los 16 por Ohio. En 2019 exploró su candidatura presidencial, pero finalment declinó.

Ryan escribió en el 2012 un sugerente libro, A Mindful Nation, donde reflexiona sobre la importancia y el impacto de extender el mindfulness en los Estados Unidos, en todos los ámbitos, y sobre su contribución, incluso, como marca país. El libro de Ryan inspiró el  documento interparlamentario británico titulado también Mindful Nation (2015). En él se recomendaban iniciativas en cuatro áreas de interés nacional: cuidados de salud, educación, negocios e innovación, y justicia. El Parlamento británico desarrolló un programa de ocho semanas y, en el 2016, lo habían seguido ya 140 parlamentarios en el marco de una iniciativa global que se extendió por otros países como Canadá o Australia.

Atención plena. Mindfulness o atención plena significa prestar atención de manera consciente a la experiencia del momento presente con interés, curiosidad y aceptación. Jon Kabat-Zinn, conocido referente mundial por haber introducido esta práctica dentro del modelo médico de occidente hace más de 30 años, lo define como «prestar atención de manera intencional al momento presente, sin juzgar».

¿Pero, por qué puede ser relevante para la política democrática en Estados Unidos y en el resto del mundo? Esta capacidad de ver el presente con atención, sin prejuicios ni apriorismos es imprescindible para la calidad de la política. Michael Ignatieff afirmaba que «los líderes prudentes se obligan a prestar la misma atención a los defensores y los detractores de la línea de acción que están planeando». Joe Biden deberá aplicar el mindfulness a la política de su país y comprender qué ha llevado a más de 70 millones de norteamericanos a votar por Donald Trump. Es difícil gobernar una sociedad que no se entiende, es difícil representar a una sociedad que no se comprende.

Lentitud. Durante la campaña electoral, Trump fustigó con saña e inquina la supuesta lentitud física y mental de Biden. Pero ese supuesto déficit le va a ser imprescindible al presidente electo si quiere sanar y reunificar su país como promete. Las prisas por querer cerrar la etapa Trump y borrar de la memoria colectiva su mandato y su legado pueden ser contraproducentes. Se trata de recordar bien qué ha significado su mandato para millones de personas, qué ha puesto en riesgo en términos democráticos, qué consecuencias nacionales e internacionales ha tenido. Biden deberá desactivar, lentamente, una bomba de relojería de valores y actitudes que han calado en la sociedad norteamericana.  Y recordar a Milan Kundera que, en su libro La lentitud, nos advertía que «el grado de lentitud es directamente proporcional a la intensidad de la memoria; el grado de velocidad es directamente proporcional a la intensidad del olvido». Y debemos recordar, tener memoria.

Volver al presente. La política democrática está enferma. El círculo de desconfianza / frustración / miedo / ira atenaza el presente, induce a la sospecha y al recelo por el futuro y estimula la nostalgia del pasado. El descrédito de la política puede ser la falta de atención de la misma hacia los problemas de fondo, larvados, sumergidos, no detectables para el radar demoscópico tradicional, ni para las miradas superficiales. Hay que volver a mirar con atención el presente, todos sus ángulos y todas sus capas. Lentamente, aquí y ahora.

Publicado en: La Vanguardia (12.11.2020). RESET (11)

Artículos de interés:
Si quiere acabar con la humanidad, siga pensando a corto plazo (Richard Fisher. MIT Technology Review, 11.11.2020)
El laberinto de las emociones (Cristina Suárez Vega. Ethic, 16.11.2020)

Etiquetas: , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.