El narcisismo político contra la democracia

Convertir las ventanas en espejos autorreferenciales. Las conversaciones en ecos reverberantes y onanistas. La confianza en mesianismo y lealtad claudicante. Y los equipos en coros y público acrítico es parte de las muchas —y peligrosas— derivas que tiene el narcisismo cuando se convierte en identidad y característica del gobernante político. Todas ellas apuntan a un mismo foco: suplantar el liderazgo transformador por el hiperliderazgo personalista. Del nosotros, al yo. Del sujeto colectivo, al individual.

Pero seamos sinceros: el narcisismo político no es sino un aspecto más de una sociedad cada vez más narcisista. No cabe duda de que esta epidemia contribuye en gran medida al éxito preocupante y amenazante de los populismos. La aceptación social de personalidades políticas abiertamente narcisistas como Silvio Berlusconi, Beppe Grillo, Donald Trump o Boris Johnson, por citar sólo algunos, no se entiende sino es en el contexto de una sociedad con acusados rasgos narcisistas.

Lo ha explicado con brillantez Víctor Lapuente en su libro más reciente  Decálogo del buen ciudadano. Cómo ser mejores personas en un mundo narcisista (Península. Barcelona, 2021):«El egocentrismo narcisista propio de nuestra época es el resultado de un doble programa ideológico: el de la nueva derecha y la nueva izquierda que empezaron a surgir en los años setenta y se han consolidado en este siglo. Ambas ideologías pecan de lo mismo: fomentar un excesivo individualismo. La nueva derecha, un individualismo económico, y la nueva izquierda, un individualismo cultural. Como consecuencia, nos hemos entregado todos a un individualismo rampante, destructivo con la comunidad y con nosotros mismos».

Pero políticos narcisistas han existido siempre, con casos verdaderamente patológicos. La psiquiatra y psicoanalista francesa,Marie-France Hirigoyen (1949), tras su rotundo éxito en los años 1990, cuando denunció el acoso moral en un best seller y conseguió que se tipificara como delito, vuelve hoy con Los narcisos (Paidós). Un libro en el que pone el dedo en la llaga de todos los males que nos deja una sociedad que, individualista, competitiva en extremo e insegura, está liderada por narcisistas patológicos.

La exacerbación del narcisismo político supone un peligro para la democracia, causado por un individualismo hipertrofiado. Las virtudes del individualismo, como la autonomía y la responsabilidad personal que incentivan la iniciativa para actuar y representan un antídoto de la corrupción institucional, mutan en vicios cuando aparece su lado oscuro, que no es otro que el narcisismo. En la autocomplacencia de la propia identidad se diluye la empatía hacia los demás, se acrecienta la desconfianza hacia las instituciones comunes, desaparecen, en definitiva, las virtudes cívicas que constituyen el cemento de una democracia sana.

El narciso político no sólo cree que es especial, sino único, elegido y llamado a dejar huella en la historia. Su obsesión por la visibilidad, el reconocimiento y la adulación le llevan a prácticas políticas efímeras, pero efectistas, o bien a gestos adanistas sin complejos ni mesura. El narciso hará cualquier cosa por alargar el encanto, hasta perder la noción de la realidad. Así, la huella —y su notoriedad— se convierte en el objetivo. El camino y sus consecuencias es casi irrelevante. Es la diferencia entre el destello y la luz. El destello, deslumbra. La luz, guía.

Publicado en: Ethic (Septiembre de 2021)
Con este artículo inicio una colaboración periódica con la revista, por la que publicaré un artículo cada dos meses.

Enlaces asociados:
La política narcisista
Cualidades de los presidenciables (Carlos León-Andrade. El Comercio, 2016)
Política para narcisos (Víctor Lapuente. El País, 5.02.2017)
– Entrevista a Marie-France Hirigoyen: «Está claro que todos los políticos son narcisistas» (La Vanguardia, 14.11.2020)
Narcisismo y política: ¿buena o mala combinación en tiempos de crisis? (Gabriel Rubio y Francisco López-Muñoz. The Conversation, 5.04.2021)
Lapuente contra Narciso (Ignacio Sánchez-Cuenca. CTXT, 21.03.2021)
Lapuente tras la virtud. (Alberto Penadés. Piedras de Papel, 5.09.2021)
‘Dios’ y ‘patria’: ¿las dos ideas más progresistas de la historia de la humanidad? (Ramón González Férriz. El Confidencial, 20.04.2021)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: El narcisismo político contra la democracia

  1. Todos estos narcisistas políticos que mencionas y que verdaderamente lo son (y otros muchos), no son más que los “tontos útiles” de otros poderes económicos mucho más herméticos. Casado, Ayuso, Bolsonaro, Berlusconi, Trump o Lukashenko etc. no se van a comer un rosco en la historia, como mucho alguno llegará a ser un Godoy cualquiera.

  2. Sin luz no hay camino y con destello solo hay atropello, como cuando te ponen la larga en la carretera y la ves de frente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.