InicioComunicaciónComPolInteligencia política

Inteligencia política

La inteligencia artificial (IA) se abre paso en todos los ámbitos de nuestra vida, desde la salud o la educación hasta el trabajo. ¿Y en la política? ¿Cómo puede modificar la vida democrática? En Dinamarca, ya existe un partido político, Synthetic Party, dirigido por IA y que presenta como líder al chatbot Leader Lars. Aspiran a presentar su propia lista a partir del 2023. Al chatbot no se le permite postular para ningún cargo público, pero eso no se aplicaría a los humanos de dicho grupo. «Dinamarca es una democracia representativa, por lo que habría humanos en la papeleta que podrían representar a Leader Lars y estar comprometidos a actuar como un medio para el desarrollo de la IA».

En España, Daniel Innerarity es el encargado de impulsarla cátedra de Inteligencia Artificial y Democracia, fruto del convenio entre el Ministerio de Asuntos Económicos y Transformación Digital, el Instituto de Gober­nanza Democrática y el Instituto Universitario Europeo. Innerarity es un referente en los debates sobre la IA: «El interrogante fundamental que se nos plantea es qué lugar ocupa la decisión política en una democracia algorítmica. La democracia es libre decisión, voluntad popular, autogobierno. ¿Hasta qué punto es esto posible y tiene sentido en los entornos hiperautomatizados, algorít­micos, que anuncia la inteligencia artificial?».

El debate y la reflexión están adquiriendo relevancia, aunque con retraso respecto a los avances y transformaciones de la IA en la política democrática. En febrero de este año, por ejemplo, se presentaba la primera guía de buenas prácticas para un uso responsable de la IA, de la mano del Observatorio del Impacto Social y Ético de la Inteligencia Artificial (OdiseIA) y la consultora PwC, en colaboración con Google, Microsoft, IBM y Telefónica.

Lamentablemente, estos debates no ocupan la centralidad de nuestra conversación pública, sea en la vida parlamentaria o mediática. La tentación de automatizar nuestra vida, renunciar al libre albedrío —y su cuota de error que nos hace humanos— y transferir a la computación la tarea de deliberación es algo real y ya posible. La democracia no solo está amenazada por los radicalismos, sino, también, por los determinismos tecnológicos que nos dirán que «no hay alternativa» a las decisiones opcionales.

Publicado en: La Vanguardia (3.11.2022)
He pedido de nuevo la colaboración de Alberto Fernández (La Boca del Logo) para realizar la ilustración de este artículo.

Enlaces de interés:
Diario de un algoritmo (Cristina Suárez. Ethic, 31.10.2022)
– Libro: Que los árboles no te impidan ver el bosque. Caminos de la inteligencia artificial. Felipe Gómez-Pallete y Paz de Torres (Círculo Rojo, 2022)

Otros contenidos

Personalidad

El informe DataReportal, publicado en el 2020 por We Are Social y Hootsuite, destacaba uno de los cambios drásticos que nos trajo la pandemia...

Automatizar la política

El primer ejemplo en la automatización industrial se remonta al 1801 con la patente de un telar automático que revolucionó la industria textil. Desde...

Renovamos nuestro compromiso con el CompolMáster de Blanquerna-URL que codirigimos

El curso 2016-2017 iniciaba la codirección del Máster Universitario de Comunicación Política y Social (CompolMàster) que imparte la Facultad de Comunicación y Relaciones Internacionales Blanquerna...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.