El valor de La Roja, un estilo de marca

Luis Aragonés ha hecho historia como jugador y, sobre todo, como entrenador, ganando la Eurocopa de 2008. Pero, quizá, su contribución más decisiva no habrá sido una táctica o una determinada alineación, sino el acierto de una visión. Fue él, haciendo honor a su sobrenombre de El sabio de Hortaleza, quien acuñó el nombre de La Roja cuando llegó al cargo en 2004. Todo un éxito al que ha contribuido el buen juego del equipo y el oportunismo de la cadena Cuatro que, con su «Podemos» y su apuesta estratégica por la selección, catapultó la idea de Aragonés como un sentimiento colectivo inclusivo y una marca útil de futuro por su fácil identificación mediática, pluralidad emocional y pasión cromática.
La Roja, como denominación, sigue la tradición futbolística de asociar el color de la camiseta con el nombre del país al que representa: Les bleus (Francia), la azzurra (Italia), la albiceleste (Argentina), la celeste (Uruguay), la canarinha (Brasil) o la oranje (Holanda), por ejemplo. Pero su realidad va más allá.

En nuestro contexto, el color de la camiseta se convierte en una nueva identificación social y cultural, que convive con otros símbolos, como banderas e himnos, con mayor naturalidad y menor intencionalidad política. Para quien sienta que su nación no es la española, ni su bandera la rojigualda, ni su himno la Marcha Granadera, La Roja es una opción menos conflictiva que permite vivir la pasión futbolística, el gusto por el estilo del Barça y el deseo de ser campeón, sin más.

La Roja es una superación interesante del concepto furia española: del pasado épico a un presente moderno y dinámico. La furia, como apodo, nació en 1920, en los Juegos Olímpicos de Amberes, cuando el vasco Belauste, un gigante para la época de 1,93 m y 95 kg de peso, marcó ante Suecia al pedir el balón con el grito de «A mí el pelotón, Sabino, que los arrollo». Y así fue, metiendo el balón en portería, llevándose por delante a cinco defensas y al mismo portero. La prensa holandesa, entonces, tituló La furia española con doble sentido, haciendo referencia a la cita con la que se conoce el saqueo de Amberes por parte de los Tercios de Flandes en 1576.

Mientras que la furia era solo española, La Roja es un estilo internacional. Ahí está su fuerza y su valor. La furia es sustituida por la inteligencia para ganar. De la raza a la clase. Un salto evolutivo en la proyección exterior y en la identificación interior. De la patada al pase, aunque Puyol haya marcado un gol como un tigre o cualquier otro superlativo épico que quieran atribuirle los apologetas de lo patrio. Sólo hay una razón poderosa para este maravilloso, estético y definitivo gol: Carles se la pidió «ahí»a Xavi. No fue casualidad, ni testosterona; fue visión y neurona.

La Roja ya ha hecho historia, los campeones son los que ganan, y no sólo la gloria en el espectáculo deportivo, televisivo y publicitario más grande del planeta. Precisamente, el banco holandés ABN (en el análisis Soccernomics que publica antes de cada Mundial) evalúa cómo el equipo ganador puede estimular un crecimiento de casi un 0,7% del PIB de su país y el perdedor verlo rebajado en un 0,3%. Estamos hablando de muchísimo dinero que ofrece otra perspectiva en términos de inversión al debate que hemos vivido sobre las primas de los jugadores. Un éxito deportivo que sería un revulsivo para nuestra maltrecha economía.

Jorge Valdano afirmó que «la furia es un estado de ánimo, no un estilo de juego». La Roja, en cambio, es estilo y marca: el del Barça y la de una España posnacional o plurinacional. Adiós al capote torero de Raúl: de la muleta a la camiseta que, por cierto, es la única de todo el Mundial que tiene como escudo el constitucional, no el de la Federación.

El valor de La Roja no reside en el marketing, únicamente. Sino en su capacidad para incluir la pluralidad y la diversidad dando mejor y más juego que todas las soflamas que hemos oído y visto estos días.

Enlaces asociados
Mis artículos de La Roja :
Las camisetas, marcas globales (11.06.2010)
La moda de la bandera roja (29.06.2008)
El valor estratégico de “la roja”(21.06.2008)
Esperanza con la roja (Pie de foto, 26.06.2008)

Publicado en: El Periódico de Catalunya (11.07.2010) (versión pdf castellano)

Artículos de interés:
Barça: lo trivial y lo fundamental (Jorge Wagensberg. El País, 16.12.2010)
La creatividad, la construcción, la técnica, la identidad y el liderazgo, ideario del equipo

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: El valor de La Roja, un estilo de marca

  1. Pingback: Mertxe Pasamontes
  2. Pingback: infonomada
  3. Pingback: Máximo Gavete Macías
  4. Pues yo con la Roja todavía veo raza y furia. Mejor dicho, entre el equipo veo inteligencia y clase, pero entre los forofos, raza y furia. A lo mejor ando equivocada! Es una percepción…

  5. Me encanta Antoni, explicas perfectamente preguntas que ayer se hacían en Twitter, como la gente podía estar ayer en la Manifestación contra el recorte de l’Esatut y hoy apoyando a la Selección española. Hay que tener “marcos mentales” más abiertos y flexibles…

  6. Pingback: Antoni Gutiérrez
  7. Pingback: Mario Daniel Montoya
  8. Interesante artículo que habla de una manera de hacer. Una manera de funcionar más allá de la pasión que envuelve al deporte, a los aficionados y a los medios. Identificar una selección (marca) con un color más allá de adjetivos épicos da juego a la abstracción a una identificación no tan explícita donde el que le da sentido al concepto ya es el espectador; donde lo que valen son otras cosas. Se Participa así en el imaginario colectivo con una atribución de significado que ya en sí no viene dada e implica mucho más. Es muy diferente hablar de furia http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=furia que de “La roja” (tal cual lo defines). Después de eso… “para gustos colores” 🙂

  9. Pingback: merce
  10. Pingback: Mertxe Pasamontes
  11. Pingback: torresburriel
  12. Pingback: Cristobal Cervantes
  13. Pingback: AMANDA RAMOS
  14. Pingback: Marcos Arteaga
  15. Pingback: magda casamitjana
  16. Pingback: MCT
  17. Pingback: Carlos Matallín
  18. Pingback: Carlos Matallín
  19. Pingback: pacobarranco
  20. Pingback: Amaya Eguizábal
  21. Pingback: César Calderón
  22. Pingback: Rosa María Ferrero
  23. Pingback: Andrés Sánchez Hdez
  24. Pingback: ★Antoni Moga
  25. Pingback: Cristóbal Cervantes
  26. Pingback: david_donaire
  27. Pingback: Víctor Hernández
  28. Gran artículo, Antoni. No puedo estar más de acuerdo. La Roja es, junto al Rey, el mayor símbolo inclusión política en España. A varios amigos míos de derechas, les cabrea la expresión pero permite que todos (incluida la izquierda y buena parte de los nacionalistas) estemos juntos apoyando a la selección.

  29. Pingback: pedronovellon
  30. Pingback: Antonio Domingo
  31. Pingback: paco frances
  32. Pingback: Jorge Figueroa
  33. Pingback: Manuel Ángel García
  34. Pingback: Roger Fort Gasia
  35. Pingback: Javi Romera
  36. Pingback: Ramon Bassas
  37. Pingback: Francisco Polo
  38. Pingback: Francisco Polo
  39. Pingback: Javier Ortego
  40. Pingback: Antonio Gimeno
  41. Pingback: Pilar Millán Galante
  42. Pingback: Ana María Sequea
  43. Pingback: Marcos Pérez Sánchez
  44. Pingback: alainkov
  45. Pingback: Manuel Cáceres
  46. Pingback: Sinergia Consultora
  47. Pingback: Sietes.org
  48. Pingback: Hispania
  49. Pingback: Inq_Maimonides
  50. Pingback: Antoni Gutiérrez
  51. Pingback: Mariona de Ocón
  52. Pingback: Raquel Arroyo dTorre
  53. Pingback: ana maria llopis
  54. Notable análisis Antoni. Es exactamente lo que piensa este “celeste”, descendiente de vascos que vivió como propio el gol de Iniesta y la alegría desbordante de la roja…

  55. Pingback: Lucía Taboada Lesta
  56. Pingback: Cristina Juesas
  57. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Entrevista en la revista TIME: El valor de la roja
  58. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » 140 caracteres de sentido común
  59. Pingback: Roger Fort
  60. Pingback: Roger Fort

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.