El pájaro y la jaula

Publicado en: El Periódico de Catalunya (28.01.2012)(versión pdf)

El nombre y la marca de Twitter se representa con un simpático e inocente pájaro animado, que gorjea en un interfaz gráfica feliz y optimista de cielos y nubes que no conocen de artificiales geografías. Sin embargo, la decisión de Twitter de censurar los mensajes que violen normas o creencias locales es un duro golpe a los millones de personas que nos identificamos con un mundo de libertad de expresión sin fronteras.

Al pájaro ya le han hecho una jaula. Y su canto parece que va a seguir la partitura de las leyes de aquellos países donde, según el propio comunicado de la compañía, hay «otras ideas sobre los contornos de la libertad de expresión». La medida tomada pretende ser coherente con estas diferencias, que se presentarán como salvaguarda o respeto de derechos pero son un grave error que afectará a la reputación de esta poderosa red social y resquebrajará su bucólica imagen. La decisión es una evidente claudicación comercial de peajes locales en un mundo global.

Pero la fuerza de la libertad es indomable. Su lucha es la principal energía que moviliza el cambio social. Como la igualdad. «No hay barrera, cerradura ni cerrojo que puedas imponer a la libertad de mi mente», decía Virginia Wolf para expresar el permanente desafío frente a cualquier opresión, injusticia o discriminación.

Twitter pretende enjaular el anhelo y la esperanza que en forma de tuits, hashtags, menciones y retuiteos construyen un nuevo ecosistema relacional e informativo global. Pero no va a poder. Estoy convencido que el rechazo de los usuarios encontrará nuevas vías, nuevas grietas, para preservar el carácter abierto de esta red.

Hay en estos momentos una enorme batalla en internet que intenta domesticar a los usuarios y ponerle vallas al campo digital. Pero los consumidores nos hemos reencontrado a nosotros mismos como ciudadanos globales. Habrá pasos atrás, tropiezos y zancadillas, pero ya tenemos la miel en los labios. Ganará la libertad.

@antonigr

Enlaces de interés:
@Twitter: no a la censura #CensuraTwitter
Tailandia y China celebran la censura en Twitter (eCuaderno. José Luis Orihuela, 30.01.2012)

Etiquetas: , , ,

Comentarios sobre: El pájaro y la jaula

  1. Pingback: Ricard Espelt
  2. Pingback: marta
  3. Pingback: Josep M Porta
  4. Pingback: Miquel MG
  5. Pingback: Itsaso
  6. Pingback: Esther Cervera
  7. Pingback: Xavier Peytibi
  8. Pingback: Albert Llueca
  9. Pingback: David Alvarez
  10. Pingback: David Alvarez
  11. Pingback: jfreixanet
  12. Pingback: Paco Aranda
  13. Pingback: Laura Teruel
  14. Pingback: SONIA FABRA
  15. Pingback: Marta Bermúdez
  16. Pingback: Pilar Rodríguez
  17. Pingback: Eddy Kushida
  18. Pingback: Mayte Prado
  19. Pingback: Miquel Iceta
  20. Pingback: paqui Gutiérrez
  21. Pingback: CCOO Ensenyament
  22. Pingback: laura bonilla
  23. Pingback: Antonio Fumero
  24. Pingback: Alfonso Romay
  25. Pingback: Itziar gomez
  26. Pingback: Javier Sánchez
  27. Pingback: Javier Irastorza
  28. Pingback: Silvia Oñate
  29. Pingback: Carlos Murillo
  30. Pingback: Faraday VP
  31. Pingback: Liliana Moreno
  32. Pingback: Alex
  33. Pingback: atreZZo
  34. De verdad Antoni que espero que tengas razón y la libertad triunfe. Porque los intentos por acallar a la ent y limitar sus movimientos vienen desde todos los lados. Muchos están viendo que poerden poder, que este empieza a estar distribuido como nunca lo había estado y eso les da miedo. Y además de las prohibiciones hay muchas otras maneras, tácticas de distracción, marcos mentales, entretenimientos varios, cortinas de humo…No será fácil.

  35. Pingback: Markkoss Sanchez
  36. Pingback: Aitor Madrid
  37. Pingback: George Cassis
  38. Pingback: hervella
  39. Pingback: Drⓘde 
  40. Pingback: ATM
  41. Pingback: Quintacho
  42. Pingback: Quintacho
  43. Pingback: Armand Gómez
  44. Pingback: Armand Gómez

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.