Rajoy, 100 días de comunicación: arrogancia, error, ofensiva

Publicado en: El País (01.04.2012) (blog ‘Micropolítica‘) (versión edición papel; ver pdf)

Los cien primeros días de comunicación del presidente han tenido tres etapas muy marcadas: el silencio arrogante, los deslices y errores, y la ofensiva planificada.

1. Las primeras semanas fueron un ensayo y una continuidad de la campaña electoral, durante las que no concedió entrevistas. Comunicaba sin hablar. No, no se escondía, todo lo contrario: medía sus fuerzas y las de los demás. La telegenia sustituyó a la retórica. Rajoy callaba, para irritación de los medios y de buena parte de la opinión pública.

Así, el primer tercio de este período fue de silencio calculado. Una demostración de que podía gobernar sin tener que explicarse. Sin ceder a ninguna justificación, sin hacer pedagogía, refugiado en sus dichos y frases hechas. Y sin que nadie le marcara el paso. Fue el culto al poder, a su autonomía y a la acción. Evidentemente, en una sociedad democrática madura y densa, esto tiene sus límites.

2. La siguiente fase estuvo caracterizada por los descuidos y los errores en conferencias internacionales o encuentros políticos. Frases “robadas” por inoportunos micros abiertos, o declaraciones filtradas o toleradas, marcaron estas semanas. La frase “Vivo en el lío”, que le dijo Mariano Rajoy a Artur Mas en su primer encuentro en La Moncloa, es el símbolo de este período de fugas -conscientes o inconscientes- que anticipaban problemas y escenarios. La cacofonía y la improvisación en la gestión de la comunicación sobre la cifra final del déficit público, que debía ser pactada y aceptada por nuestros socios europeos, fue un error notable de cálculo. O no. El gobierno ha ido creando una atmósfera comunicativa de crisis y dificultades. Es parte de la estrategia del shock. Mejor el marco mental que la declaración política. Más fácil, más eficaz.

Las imágenes y etiquetas que sea capaz de fijar en estos 100 días valen, casi, toda una legislatura. Actuar con rapidez es también la premisa táctica establecida por Milton Friedman, padre de la doctrina del shock que guía cómo imponer de forma irreversible los cambios en tiempos de crisis. Friedman estima que una nueva Administración “dispone de seis a nueve meses para poner en marcha cambios legislativos importantes; si no aprovecha la oportunidad de actuar durante ese período concreto, no volverá a disfrutar de ocasión igual”.

3. Finalmente, Rajoy ha optado por la ofensiva política y parlamentaria (“Lecciones de ustedes, ¡las justas!” le espetó a Rubalcaba). La estrategia comunicativa de la reforma laboral estaría en el epicentro de este tramo. Pero las reformas que quiere impulsar el presidente no se ganan solo con aritmética parlamentaria (que la tiene absoluta) sino con liderazgo moral en la sociedad española. Los retos que tenemos por delante no se resuelven solo con leyes, sino con cambios de comportamiento personal y colectivo, económico y empresarial. Convencer es mucho más importante (y urgente) que hacer.

Finalmente, que las acciones del gobierno sucedan con el consentimiento del presidente pero sin su asentimiento, visibilidad y singularidad puede debilitar su liderazgo gravemente. Amante del flujo y la resolución por decantación, no ha marcado como debía el ritmo de la comunicación, que es el símbolo de la política. El poder necesita, también, liturgia y autoridad; que la palabra de Rajoy sea la última del coro desafinado de sus ministros. Y eso, no siempre sucede.

Nota 1. La importancia política de los 100 primeros días. En 1933 Franklin Delano Roosevelt asumió el poder en Estados Unidos también con un enorme capital político. Los estadounidenses, de todas las tendencias políticas, exigían una acción inmediata a causa de la gran crisis económica que estaban padeciendo. Roosevelt obtuvo una gran victoria y respondió insistiendo en que debía ser juzgado 100 días después de entrar en el gobierno. Durante esos días, creó una serie de nuevos programas para los “primeros cien días” de la Administración, en los que se reunió con el Congreso (que aceptó casi todas las solicitudes legislativas que había presentado). Desde entonces, los presidentes gozan de cierta “tregua política” en sus primeros 100 días, aunque también fijan una imagen muy clara y nítida del gobierno y de la oposición. Por eso la aprovechan para acelerar los cambios y las reformas más drásticas.

Nota 2. En su libro La doctrina del shock, de 2007, Naomi Klein indica que esas políticas económicas abanderadas por Friedman han alcanzado importancia en países con modelos de libre mercado, no porque fuesen populares o demandadas, sino porque consolidan, a través de impactos en la psicología social, que se puedan llevar a cabo reformas impopulares.

La “Doctrina” argumenta que hay una oportunidad para hacer grandes reformas, dolorosas y traumáticas, solo en un período breve e inicial de cualquier mandato. El cuerpo electoral opositor, al inicio del mandato, y entre la conmoción y confusión, no se rebela contra a quien ha ganado mayoritariamente. Y, en un entrono de crisis y de miedo, la resistencia social se debilita y la capacidad de autoinflingirse un castigo adicional con la resignación, la pasividad y el silencio claudicante, aumentan.

Nota 3. Pau Canaleta publicaba hace un par de meses el libro 100 días, 1 imagen. Según el autor, la imagen de un gobierno se conforma, en gran medida, en sus primeros cien días. Es por ello que en el libro nos ofrece 50 claves indispensables que cualquier gobierno estatal, autonómico o municipal debería tener en cuenta si quiere transmitir la imagen deseada.

Artículo asociado:
10 maneras de rendir cuentas  a los 100 días (02.04.2012)
El peor momento de Rajoy (José Antonio Zarzalejos. La Vanguardia, 5-6 de abril 2012)
Breve antología del micro abierto (Luis Arroyo, 31.03.2012)
Cien días en el quirófano (Luis Arroyo, 16.04.2012)

Enlaces de interés:
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

La doctrina del shock (película):

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Rajoy, 100 días de comunicación: arrogancia, error, ofensiva

  1. Pingback: Víctor Gil Puértolas
  2. Pingback: juliantierno
  3. Pingback: Antoni Gutiérrez
  4. Pingback: Pilar Rodríguez
  5. Pingback: Fabiola Martínez
  6. Pingback: Lucia Durand Rojas
  7. Pingback: larreina
  8. Pingback: labrenca
  9. Pingback: Emi Escudero Amado
  10. Pingback: Paul Rios
  11. Pingback: malditocretino
  12. Pingback: Gorka Julio
  13. Pingback: erre harria
  14. Pingback: EzDauSalgai
  15. Pingback: kakapo
  16. Pingback: abigail garrido
  17. Pingback: Rodrigo del Olmo
  18. Pingback: Shanti Vega
  19. Pingback: Maite Argoitia
  20. Pingback: Mariano Martínez
  21. Pingback: Xabier Eskisabel
  22. Pingback: Mertxe Pasamontes
  23. Pingback: mariano sbert balagu
  24. Pingback: Jordi Pérez
  25. Pingback: Josep Maria Ferré
  26. Pingback: Cristina Vives
  27. Pingback: Mariano Martínez
  28. Pingback: HamarHatzHandi
  29. Pingback: belay
  30. Pingback: gorritsu
  31. Pingback: Miquel Gené
  32. Pingback: Joan Navarro
  33. Pingback: Justo Morales
  34. Pingback: Bypper
  35. Pingback: David SánchezdelRey
  36. Pingback: David SánchezdelRey
  37. Sería bueno recordar algunas imágenes circenses, o no, como la de Juncker y De Guindos. ¿Forma parte del espectáculo?
    http://palabradehomer.blogspot.com.es/2012/03/la-garrapata-roja-y-el-pib.html

  38. Pingback: Milagros Lara
  39. Pingback: Milagros Lara
  40. Pingback: Celeste G.Box
  41. Pingback: vicdas
  42. Pingback: Antoni Gutiérrez
  43. Pingback: andres sanchez
  44. Pingback: esther
  45. Pingback: Gonzalo Diz Álvarez
  46. Pingback: Andrés
  47. Pingback: tienedelito
  48. Pingback: ciudaddemujeres
  49. Pingback: Pia Bosch
  50. Pingback: Joan Queralt
  51. Pingback: zi_ur
  52. Pingback: Joseba Kamio
  53. Pingback: Rpsas
  54. Pingback: Julián Serradilla
  55. Pingback: paco espada
  56. Pingback: i_ullibarri
  57. Pingback: medi&po
  58. Pingback: medi&po
  59. Pingback: medi&po
  60. Pingback: medi&po
  61. Pingback: medi&po
  62. Pingback: Juan Bouza Mera
  63. Pingback: Futesa
  64. Pingback: Mariola martin
  65. Pingback: Psoe de La Zubia
  66. Pingback: Chema Rueda
  67. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Presupuestos QR
  68. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » El pánico en política
  69. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Infografías, visualizaciones y política
  70. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Política y días internacionales
  71. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » Merkel y Rajoy, en el mismo barco
  72. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » España desconectada y dual
  73. Pingback: Antoni Gutiérrez
  74. Pingback: Horacio Picón Masero
  75. Pingback: Pablo Campo
  76. Pingback: Exilio Ya
  77. Pingback: Diego Cárdenas
  78. Pingback: Ángela Paloma Martín
  79. Pingback: Miguel Ángel López
  80. Pingback: David Palau
  81. Pingback: Antoni Gutiérrez
  82. Pingback: Santiago Pérez
  83. Pingback: José Luis Bustos
  84. Pingback: Antoni Gutiérrez
  85. Pingback: David Alvarez
  86. Pingback: Bego Nasarre
  87. Pingback: Sergio J. Ramis
  88. Pingback: Rosa c m
  89. Pingback: Miquel Iceta
  90. Pingback: Nani
  91. Pingback: jose luis
  92. Pingback: Sintetia
  93. Pingback: jose ramon gonzalez
  94. Pingback: Lilian Fernandez
  95. Pingback: Oscar 
  96. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » La resiliencia de Rajoy
  97. Pingback: Balance político de 2012 | Comunicación (política) y Relaciones Públicas
  98. Pingback: Antoni Gutiérrez-Rubí » La mesa plegada

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.