Montoro, la sonrisa disonante

Montoro

Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, ha superado —gracias a la mayoría tan absoluta como solitaria del PP— el trámite parlamentario de la aprobación de los Presupuestos Generales. Aquellos que presentó con un simpático y sorprendente código QR. Durante toda la sesión y, en especial, en el duelo con el líder de la oposición, Alfredo Pérez Rubalcaba, mostró una de sus facetas más personales: un juguetón sentido del humor que adorna con una sonrisa, entre burlesca y pícara, y, cuando conviene, cínica. Una sonrisa de joker.

El humor en política es un arma de doble filo. Como la sonrisa. Oportuna e inoportuna, acierto o error, según las circunstancias, el entorno y la exposición mediática. Y más en un contexto de crisis, cuando muchos ciudadanos se preguntan, muchas veces, ¿de qué se ríen nuestros políticos?. Montoro presentó un presupuesto con puño de hierro y guante de seda. Unas cuentas que le borran a cualquiera la sonrisa de la cara, pero que él no dudó en mostrar, sin reparos ni complejos, durante toda la sesión, para entretenimiento de sus correligionarios que suelen reírle las gracias, las tenga o no.

Pareciera que a Montoro le gusta dar malas noticias con sorna. Como si le complaciera el hecho de que puede hacer lo que dice, porque no hay alternativa, poder corrector o compensador que pueda matizar o impedir su voluntad. Es la sonrisa de la victoria permanente sea cual sea el juego… ya que el resultado siempre es el mismo: se puede llevar a cabo, siempre vencedor. Después de ocho años esperando en la oposición, Montoro se muestra más irónico que nunca. El que fuera ministro de Hacienda con Aznar nos recuerda, con ese gesto, que estuvo, aguantó… y volvió. Lo dijo ayer, como reflejo de un comportamiento psicológico muy interiorizado, en la misma tribuna: Es el quinto presupuesto que presento en esta Cámara y los míos se han cumplido”. Tuvo que recordarlo, no pudo evitarlo. Su sonrisa le delató.

En la otra cara de la moneda, el pétreo Luis de Guindos, ministro de Economía y Competitividad, que parece creer que poder y malhumor son sinónimos. Es cierto que vivimos una situación crítica grave que no da pie a las concesiones, pero el ministro compensa, con su hierático compartimiento facial, el exceso de gracejo de Montoro. La pareja ministerial compite en todo, con estilos diametralmente opuestos hasta contradecirse, si es necesario.

La comunicación no verbal (la importancia del lenguaje facial) debería formar parte de la estrategia de comunicación global ya que más del 50% de la información proviene del lenguaje corporal (posturas, movimientos, gestualidad…), frente al 7% que se atribuye a las palabras o el 38% de la voz (tono, entonación, etc.).

Montoro puede resultar simpático y gracioso públicamente, si lo pretende. Y de Guindos, lo contrario, multiplicado incluso. Pero es un grave error ignorar que ambas actitudes, la gracia y la desgracia permanentes en sus rostros, no son las más adecuadas para comunicar sacrificios. Una se chotea, la otra asusta. Mejor será que se pongan de acuerdo en el registro que quieren mostrar. No es un tema de actitud personal sino profesional. La risa es humana y muy política.

Vídeo asociado:


Artículos en el blog Micropolítica:
La fuerza del activismo en red (Artículo 21, 21.04.2012)
Pedir perdón (Artículo 20, 18.04.2012)
A un mes del #15M (Artículo 19, 17.04.2012)
¿Y si no se hubiera caído? (Artículo 18, 14.04.2012)
El pánico en política (Artículo 17, 11.04.2012)
Crisis y notas de prensa (Artículo 16, 10.04.2012)
Infografías, visualizaciones y política (Artículo 15, 9.04.2012)
Suicidios políticos (Artículo 14, 6.04.2012)
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

También te recomiendo:

Etiquetas: , , , ,

Comentarios sobre: Montoro, la sonrisa disonante

  1. Pingback: Albert Medrán
  2. Pingback: Montse García
  3. Pingback: 2.0 Editora
  4. Pingback: Sita
  5. Pingback: Jorge Soriano M.
  6. Pingback: El Indignómetro
  7. Pingback: dixit
  8. Pingback: Miquel_Pueyo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.