Política y días internacionales

días internacionales

1 de Mayo. Mañana se celebra el Día Internacional del Trabajo. Manifestaciones, manifiestos, declaraciones políticas y actividades sindicales recorrerán, otra vez, plazas y avenidas. La fiesta reivindicativa de los derechos de los trabajadores, que se celebra en muchos países, tiene su origen en el acuerdo del Congreso Obrero Socialista de la Segunda Internacional, celebrado en París en 1889.

La Asamblea General de las Naciones Unidas, y la propia organización, eligen una serie de “Días Internacionales” para marcar aspectos importantes de la vida humana y de la historia. En esta lista no aparece el Día Internacional del Trabajo. Es un dato sorprendente.

La política se nutre de un denso calendario de efemérides que marcan el curso político. A veces, en ausencia de propuestas o capacidad de intervención, las conmemoraciones sustituyen la acción política por el recuerdo y la memoria. Año tras año, los días que señalamos sirven para concentrar y agrupar iniciativas políticas, sindicales y sociales. Son momentos para la concienciación y la sensibilización, pero también adolecen de una liturgia y ritualidad previsibles que limitan y condicionan su desarrollo, a las que hay que añadir la sensación de inadecuación a la realidad cambiante y el cansancio (y muchas veces la resignación melancólica) que produce celebrar efemérides del pasado, en presentes que no evolucionan y hacia futuros más inciertos todavía.

España padece una evolución del desempleo creciente muy preocupante (actualmente, la tasa alcanza ya al 24,44% de la población activa). El último barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS) indica que -con el 82,7%- ésta es la primera de las preocupaciones de los españoles. Y ¿para qué sirve el Día Internacional del Trabajo? ¿Y el resto de días internacionales sirven para algo?

La democracia, la paz, la solidaridad, la tolerancia, la amistad… son otros días internacionales dedicados a causas universales. Como también el día contra la corrupción, la abolición de la esclavitud, la violencia, la desertificación y la sequía, etc. La diversidad y heterogeneidad de las propuestas es extraordinaria. Las más serias tienen que ver con legitimidades de los organismos internacionales y multilaterales.

Pero el calendario se puebla también de otras propuestas que, entre la lógica comercial, mediática o la hiperlocalización, cohabitan con grandes causas. A modo de ejemplo, entre otros, se celebra el día del fabricante de embutidos, del orgullo friki, del gato, del huevo,… a los que se suman, también, el día de orgasmo femenino, el día de la toalla, el día de los zurdos y un larguísimo etcétera.

Los días internacionales o nacionales recorren una larga cola de intereses para dar visibilidad a mensajes globales pero también a causas de grupos más reducidos. Al final, la conclusión es que la diversidad de días responde a la microsegmentación social. Lógica, deseable y necesaria. Aunque, a veces, contradictoria. Y que en vez de sumar conciencias puede restarlas.

Es posible que la respuesta a las preguntas que el artículo plantea -en torno a la verdadera utilidad de jornadas de carácter global- pase por encontrar fórmulas nuevas de movilización, segmentadas por intereses, a la vez que sean capaces de relacionar unas causas con otras, dotarlas de visión de conjunto y establecer relaciones y responsabilidades.

Al mismo tiempo, la política corre el riesgo de ritualizar las causas que evidenciarían la constatación indeseada de su incapacidad para incidir y revertirlas en proyecto y alternativa. Así, lo que debería ser estímulo y acicate para nutrir de relevos sociales y de nuevas ideas las causas pendientes puede derivar en la confirmación agónica de su decadencia.

La fragmentación de causas, sin anclajes locales, sin renovación formal, sin alianzas de sus convocantes y sin relato que las haga comprensibles desde lógicas más sistémicas y globales, puede agudizar el minifundio político como espacio confortable para el activismo. Aunque corremos el riesgo de que sea tan confortable como irrelevante.

Los Días Internacionales, que son tan útiles para los medios de comunicación, son una oportunidad, sí. Pero los actores políticos y sociales deben reflexionar sobre los costes en la movilización y la conciencia política de muchos ciudadanos, si el acento puntual del día se consume y se fagocita en la cascada de causas (relevantes y no tanto), que nos deja perplejos (y en tránsito hacia la decepción) e inactivos hasta el año siguiente.

Acabo con un oportuno poema de Bertolt Brecht que invita a la reflexión: “Hay hombres que luchan un día y son buenos. Hay otros que luchan un año y son mejores. Hay quienes luchan muchos años, y son muy buenos. Pero hay los que luchan toda la vida, esos son los imprescindibles.”

Publicado en: El País (30.04.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

Enlaces relacionados:
Días Internacionales completos
Días Internacionales (ONU)
Días Internacionales (UNESCO)
Días Internacionales – Días Mundiales (listado muy completo)
Días Mundiales e Internacionales – Recursos (muy documentado)

Otros artículos de interés:
¡Somos Europa! Manifiesto para reconstruir Europa desde la base (Ulrich Beck- Daniel Cohn-Bendit. El País, 3.05.2012)

Artículos en el blog Micropolítica:
Esperanza y Espeonza: política y fakes (Artículo 23, 27.04.2012)
Montoro, la sonrisa disonante (Artículo 22, 25.04.2012)
La fuerza del activismo en red (Artículo 21, 21.04.2012)
Pedir perdón (Artículo 20, 18.04.2012)
A un mes del #15M (Artículo 19, 17.04.2012)
¿Y si no se hubiera caído? (Artículo 18, 14.04.2012)
El pánico en política (Artículo 17, 11.04.2012)
Crisis y notas de prensa (Artículo 16, 10.04.2012)
Infografías, visualizaciones y política (Artículo 15, 9.04.2012)
Suicidios políticos (Artículo 14, 6.04.2012)
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Política y días internacionales

  1. Pingback: dixit
  2. Pingback: almudena cano
  3. Pingback: Koldo Martinez
  4. Pingback: PalomaBravo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.