Sanders y el efecto Ocasio-Cortez

De estar cerca de Joe Biden en las encuestas, muy destacado del resto de candidaturas, en febrero y marzo de 2019, Bernie Sanders ha pasado a no tener casi opciones, ni en encuestas (donde es tercero, y bajando, a gran distancia de Warren y Biden), ni en mercados de predicción (donde ya es quinto, detrás de Warren, Biden, Yang e igualado con Buttigieg).

Su historia como candidato parecía estar complicada, en una etapa en que se empieza a ver a Warren —en encarnizada lucha con Biden— como gran favorita. El hecho de que muchas de las ideas que Warren tiene para la economía norteamericana sean también parecidas a las de Sanders, le complica aún más la situación al viejo senador de Vermont.

En un contexto donde los candidatos deben diferenciarse, Sanders pareciera tenerlo perdido ante Warren y ella le había arrebatado el impulso, también ayudada por la prensa, que confía ya más en las posibilidades de la candidata. Otro tema importante es el ataque cardíaco que tuvo hace unas semanas, que puede hacer dudar a muchos indecisos sobre si su estado de salud es suficientemente bueno para ser el próximo presidente.

Así pues, Bernie Sanders necesitaba un golpe de efecto, y lo tuvo el pasado sábado, en un multitudinario mitin en la ciudad de Nueva York. Allí, ante 25.000 personas, Ocasio-Cortez, la gran esperanza demócrata del futuro y, a día de hoy, la estrella mediática del partido, dio su apoyo explícito a Sanders. En ese mismo mitin, también habló a favor del candidato el cineasta Michael Moore.

Esta misma semana, le había apoyado Ilhan Omar, quien, junto a Ocasio-Cortez, representa a los  cuatro congresistas de primer período que han llamado la atención por su política progresista y a quienes Trump ha atacado de modo racista. Ambos apoyos refuerzan, también, el voto joven.

Era un golpe de efecto necesario para mostrar que sigue siendo un adversario temible, como lo fue frente a Hillary Clinton en 2016. Porque, de hecho, la campaña de Sanders sigue recibiendo donativos (es el candidato que más ha recaudado en el último trimestre), pero las encuestas, la presencia en medios, y la percepción de la gente sobre su futuro político es pesimista.

Por el momento, le ha servido para que el efecto halo de Ocasio le ayude a aparecer en más medios y a estar en boca de más gente, que ahora relaciona a ambos políticos sin ningún género de dudas, ya que, hasta ahora, se podía dudar de si la elección de la joven representante de Nueva York sería Sanders o Warren. Esa duda se ha disipado. Es Warren la que ha perdido el efecto Ocasio-Cortez.

En cualquier caso, veremos si estos apoyos redundan en una mejor valoración, pero también es un movimiento indicativo de que en la campaña estaban preocupados: es muy pronto para estos apoyos. Queda un año y diez días para las elecciones. Si lo usan en estos momentos es probable que el propio equipo sea también pesimista y necesite cambiar las cosas.

(Más recursos e información en ELECCIONES USA 2020)

Etiquetas: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.