Endorsement clave: la carrera demócrata hacia la Casa Blanca

ALBA HIDALGO

Este artículo forma parte de la serie de contenidos del espacio ELECCIONES USA 2020, donde irán escribiendo distintas firmas invitadas.

Las expectativas de la carrera progresista por llegar a la Casa Blanca cambiaron en octubre de 2019. Bernie Sanders aparecía junto a Alexandria Ocasio-Cortez (AOC), quien presentaba oficialmente su respaldo, a los pies del parque de Long Island City. El objetivo del apoyo público, o endorsement, era reforzar la campaña y recuperar el voto joven que aglutinaba Elizabeth Warren.

Durante el mitin, Ocasio-Cortez manifestó la lucha contra las desigualdades del capitalismo. «Este es un país que determina el futuro de los niños según el lugar donde nacen», denunció, «hay que cambiar la lógica fundamental del sistema».

Por su parte, Sanders subrayaba la necesidad de derrotar a Donald Trump, según manifestó, «el presidente más corrupto de la historia». Sin embargo, sabía que primero, era fundamental enfrentarse a su competidora directa, Elisabeth Warren, dada la proximidad en el posicionamiento ideológico. En el ala más progresista, ambos eran favoritos para enfrentarse a Trump y sus propuestas políticas eran muy parecidas. La pugna estaba fragmentando y debilitando la opción demócrata.

Las primarias seguían su curso. Después de los resultados del Super Tuesday y al no conseguir repuntar tras la crisis del coronavirus, el 8 de abril, Bernie Sanders anunciaba la decisión de abandonar su carrera presidencial, comprometiéndose a respaldar a Biden, quien había vencido en 10 de los 14 estados disputados. «Termina la campaña, pero la lucha continua», expresaba su equipo en un comunicado, dejando así, en manos de su rival, la candidatura demócrata de cara a las elecciones de noviembre de 2020.

Con Sanders descartado, los nuevos votantes que a los que había inspirado corren el riesgo de desaparecer con él. Si el apoyo de Alexandria Ocasio-Cortez fue vital para Bernie Sanders, Biden se sustenta en el voto afroamericano. Sin embargo, las encuestas en Texas muestran que Biden vio esfumarse una gran masa de votantes jóvenes afroamericanos e hispanos. En Texas, perdió votantes afroamericanos de entre 18 y 29 años, por 15 puntos de diferencia frente a Sanders. También perdió votantes hispanos de la misma franja de edad, algo menos de 56 puntos frente a Sanders.

A la vista de los resultados, el endorsement de AOC podría ser una variable importante para marcar la diferencia entre la victoria y la derrota. Sin embargo, el candidato aún no la ha llamado. En una entrevista publicada este lunes, la demócrata del Bronx expresaba su voluntad de apoyar la candidatura de Biden, junto con la necesidad de unir las fuerzas del partido. Recalcaba que, si sólo está dispuesto a hacer cosas con las que se sienta cómodo, no será suficiente. También aprovechó para señalar la baja cuota de Biden entre la comunidad latina y los jóvenes.

Cuando los peores pronósticos apuntaban que la carrera de Sanders hacia la Casa Blanca estaba en su momento más bajo, quizá en el último, el socialista sufrió un ataque de miocardio. El traspié parecía el batacazo definitivo. Pero no fue así. El apoyo de Ocasio-Cortez le valió un inesperado rebrote. La congresista movilizó a las bases, jóvenes latinos especialmente, y los números en las encuestas mejoraron. Ganó en Iowa, New Hampshire y, finalmente, en Nevada. Sanders parecía imparable, hasta llegar a Carolina del Sur, donde los resultados alejaron al candidato de la nominación. A pesar de su reciente retirada, afirma haber ganado en la batalla generacional, consiguiendo el voto de los más jóvenes. A diferencia de Biden, Sanders se ha impuesto entre la población por debajo de los 30 años. Por lo tanto, sin el apoyo de AOC será más difícil que el electorado joven progresista y latino se acerque a las urnas en favor del demócrata de 77 años y parte del establishment.

Aun así, no todo el éxito de Sanders con los latinos se debe a Alexandria; existen otras acciones que el exvicepresidente podría emular. La campaña de Sanders invirtió $4 millones en California, $3 millones en Nevada, y $1,3 millones en Iowa para conseguir el voto latino. «Por primera vez en campaña presidencial, el votante latino ha recibido la misma atención que el votante anglosajón y los resultados fueron extraordinarios», señalaba Tony Cárdenas, congresista de Los Angeles. La campaña de Biden necesita que los mensajes dirigidos a latinos sean creados por ellos mismos. No una traducción directa del inglés, con una literalidad y un trasfondo carentes de sentido. Por otro lado, algunas voces del partido, aunque son minoría, se inclinan por motivar a la comunidad incluyendo una figura hispana como compañera de fórmula.

Cerrando la jornada del 14 de abril, con la victoria de Biden en Arizona, Virginia y Connecticut, Barack Obama comparecía para apoyar públicamente la campaña de su exvicepresidente y expresaba el propósito de «hacer campaña agresivamente». Su endorsement es uno de los más valiosos en clave de movilización y unidad del Partido Demócrata. Este hecho podría explicar por qué, desde el abandono del de Vermont, Biden no ha levantado el teléfono para pactar con Alexandria. Tras el anuncio estrella, Obama lanzó el primer argumento en favor de su ex compañero de gobierno, «están muriendo miles de personas por coronavirus y la economía se dirige a una recesión sin precedentes en un siglo», contextualizaba. «Joe estaba ahí cuando reconstruimos la economía tras la Gran Recesión y rescatamos la industria del automóvil».

Así, con el endorsement del expresidente, Biden consigue el apoyo de una de las figuras más queridas en el pasado reciente del partido. Lograr el respaldo de AOC, podría ser el complemento final para asegurarse el voto latino y joven, encumbrando el éxito en noviembre.

(Más recursos e información en ELECCIONES USA 2020)

Etiquetas: , , , ,

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.