Veinte años

En estos últimos veinte años, hemos pasado de la sorpresa a la sospecha. En el 2004, la sorpresa fue el pásalo y vimos cómo la comunicación bilateral de nuestros SMS se transformaba en una poderosa comunicación colectiva y comunitaria. Aún no existían las redes, pero muchas personas descubrimos la función enviar a todos de nuestros móviles. Aquel mensaje contribuyó a la derrota del PP y de Aznar por mentir —o por ocultar información con intereses electorales partidarios— sobre la tragedia de Atocha.

Cinco años después, llegó el empoderamiento ciudadano con el 15-M. De repente, manifestaciones en todas las capitales de provincia, un domingo, una semana antes de unas elecciones autonómicas y municipales, sin repercusión en ningún medio de comunicación, con muchos jóvenes en primera fila y Facebook como herramienta básica para las convocatorias. ¿De dónde han salido estos jóvenes?, se preguntaban directores de medios y presidentes de todo el arco parlamentario. Ahí descubrimos la capacidad de construir comunidades y redes con la ambiciosa y pretenciosa expresión de inteligencia o alquimia de las multitudes. Del pásalo a podemos.

En el 2015, empezamos a sospechar, con cierto escepticismo, que, si era gratis, significaba que el precio éramos nosotros, con nuestra información. Cinco años después, se evidencia el dominio del algoritmo y los intereses que están detrás de estas tecnologías y las empresas propietarias. Veinte años avanzando por el camino de la tecnopolítica, donde hemos pasado por fases de relación con esta muy diferentes. Y, a pesar de todas las limitaciones que nos hacen pasar de la sorpresa liberadora a la certeza dominadora, reivindico la tecnopolítica como una oportunidad para renovar la política y para que la ciudadanía se empodere y sea capaz de fiscalizar, monitorear, intervenir, proponer, crear agenda pública y debate político.

Quizá, el tránsito desde la ingenuidad de la sorpresa y la fascinación del empoderamiento, llegando a la madurez del escepticismo y la sospecha, hasta la confirmación de tantas convicciones sea una lección de vida y una historia intensísima de la política y su relación con la tecnología. Han sido dos décadas que lo han cambiado todo, aunque siento que no es nada comparado con lo que viene. La historia se acelera.

Publicado en: La Vanguardia (20.10.2022)
Fotografía: Mykola Makhlai para Unsplash

Otros contenidos

Rumbo a la Casa Blanca (resumen semanal): A nadie le importa el vicepresidente de Trump

MARTÍ SÁEZ Resumen semanal de la actualidad asociada a las ELECCIONES USA 2024. Lo nuevo En medio de la especulación sobre quién será el compañero de ticket...

La navaja de Ockham

En un mundo saturado de información y teorías, el principio de parsimonia, conocido popularmente como la navaja de Ockham, se alza como una guía para el...

El problema de Biden: la economía va bien, pero nadie lo cree

XAVIER PEYTIBI Este artículo forma parte de la serie de contenidos del espacio ELECCIONES USA 2024, donde irán escribiendo distintas firmas invitadas. Joe Biden debería estar orgulloso, se...

1 COMENTARIO

  1. Cuando es gratis el precio eres tú. …. Para escribir en la puerta de Delfos junto al «conócete a ti mismo»

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.