InicioComunicaciónComPolCombatir la indiferencia

Combatir la indiferencia

Este domingo en España se celebran elecciones generales. Una nueva cita con las urnas que marcará el futuro del país en los próximos años y que viene precedida por la noticia destacada en estos comicios (y foco para tratar de polemizar, por parte de algunos) sobre el voto por correo que ha superado los 2.600.000 de solicitudes. Unos comicios que llegan en un contexto de desafección y cansancio, donde los patinazos, las mentiras o las equivocaciones pueden contribuir a alimentar (todavía más) la indiferencia. ¿Votar? Total, ¿para qué?, se preguntan muchos ciudadanos.

«Prometer no empobrece», dice el refrán y, en esa línea, candidatos y candidatas hacen enunciados atractivos tratando de llamar la atención y captar el capital más preciado. Pero una gran parte de la ciudadanía ya no confía en los actos y en las propuestas de estos días. El sentimiento de desilusión viene de lejos y hace aumentar la indecisión y una proclama dirigida al político/a: «Si voto a tu candidatura, no es por ti, ni por lo que esta ofrece. Es para que no ganen otras

Una gran parte de la sociedad considera que la política está hoy en día muy desacreditada y con el nivel más bajo de confianza, también las instituciones que la representan. Pero no se puede hacer de la desilusión el único camino por recorrer.

Indiferencia o responsabilidad. Dos opciones de consecuencias muy distintas sobre las que hay que reflexionar. De decidir un voto de castigo, nulo o en blanco, un voto meditado o calculado, un voto de confianza o esperanzado, un voto al «menos malo», o abstenerse… a establecer la distancia como escudo e instalarse en la indiferencia por todo y por todos hay un amplio abanico.

En un contexto en el que la idea del «bien común», de comunidad o sociedad, de un nosotros como ente parece importar cada vez menos, o casi nada, mostrar indiferencia refuerza ese posicionamiento individual. Pero la suma de esas individualidades acaba afectando el presente y el futuro colectivos.

En un día decidimos por cuatro años. El voto tiene consecuencias, más allá de representar nuestras ideas, sentimientos o emociones. El voto —o la abstención— decide, no solo proyecta o muestra. Votar es un momento, pero define una historia. Es un suspiro, pero determina el aliento de la sociedad. Las urnas esperan.

Publicado en: La Vanguardia (20.07.2023)
He pedido la colaboración de Eduardo Luzzatti para realizar la ilustración del artículo.

Otros contenidos

La navaja de Ockham

En un mundo saturado de información y teorías, el principio de parsimonia, conocido popularmente como la navaja de Ockham, se alza como una guía para el...

El problema de Biden: la economía va bien, pero nadie lo cree

XAVIER PEYTIBI Este artículo forma parte de la serie de contenidos del espacio ELECCIONES USA 2024, donde irán escribiendo distintas firmas invitadas. Joe Biden debería estar orgulloso, se...

Charla abierta en el marco del Diplomado de Comunicación Política y Campañas Electorales de UNTREF

El martes 25 de junio a las 18h. (hora de Buenos Aires) desarrollaré una charla abierta al público titulada: «Nuevo método: la brevedad y...

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.