Suicidios políticos

Publicado en: El País (06.04.2012) (blog ‘Micropolítica‘)

Se llamaba Dimitris Christoulas, de 77 años, griego. Se suicidó hace un par de días. No podía más: “No puedo vivir en estas condiciones. Me niego a buscar comida en la basura”. Un nuevo suicidio, como arma de denuncia desesperada, nos ha sacudido la conciencia. La nota que dejó como testamento político (“Creo que los jóvenes sin futuro algún día cogerán las armas… y colgarán a los que traicionaron la nación”) es un grito descarnado, desgarrador. Es un alegato épico y dramático. Prefirió una muerte digna, a una vida sin ella.

Lo hizo a la luz del día. A escasos metros del Parlamento, en Atenas. A media mañana, a la vista de todos, y en la plaza Sintagma, kilómetro cero de la capital y del país. Fue una tragedia griega, íntima y personal, pero de resonancias públicas y colectivas.

Se llamaba Mohamed Bouazizi, era de Túnez. Se suicidó el pasado 17 de diciembre de 2010. Los tunecinos no necesitaban el efecto de la revelación de cables estadounidenses, a través de Wikileaks, sobre la corrupción del régimen en una sociedad con más del 40% de ciudadanos en paro. No necesitaban la constatación documental de que sufrían en carne propia cotidianamente. La desesperación económica personal llevó a Bouazizi al suicidio. La arrogancia déspota de la administración, al negarle su permiso para vender frutas y verduras en el mercado, le arrastró al precipicio. Pero los jóvenes de su generación lo vivieron como un martirio y un sacrificio excesivo para quien, desposeído de todo, se arrancó lo único que le quedaba: la vida.

Se quemó a lo bonzo. Sus llamas se convirtieron en la chispa que explotó el polvorín de las revueltas tunecinas. Y de todo el norte de África. Ni al derrocado presidente Ben Alí (que expulsó a la delegación de Al Yazira en Túnez en el año 2006), ni a Hosni Mubarak les valió para nada cerrar las sedes de la televisión o impedir el acceso a Internet. Las llamas ya estaban en la red.

Se llamaba Albert Santiago Du Bouchet Hernández. Era de Cuba, pero llegó a España después de ser aprobado el proceso de excarcelaciones del actual Gobierno del hermano de Fidel Castro. Se ha suicidado este miércoles en las Palmas de Gran Canaria. Era un preso político más, uno de tantos. Periodista y desterrado. Fue perseguido, encarcelado y exiliado el pasado 2011. Su mujer y sus dos hijos, en Móstoles. Él, en Las Palmas de Gran Canaria esperando una ayuda que no llegó.

Du Bouchet, que fue director de la agencia independiente Habana Press, pertenecía al Grupo de los 75, opositores condenados en 2003. Ahorcarse ha sido su opción ante la falta de ayudas, de recursos, ante la falta de escasez de todo.

Cuando ya no tienes nada, te queda tu cuerpo. Tu último espacio de libertad. Tu última propiedad  se convierte en tu dignidad. El suicidio en política es la constatación del fracaso de la política. Y, a la vez, sorprendentemente, el detonante de la reacción.

Este texto es un humilde homenaje a las personas que se han quitado la vida por una causa política. Rescato un fragmento del libro “Jan Karski”, de Yannick Haenel: “El suicidio de nuestros amigos profundiza nuestra soledad, al tiempo que la devasta; el suicidio de nuestros amigos todavía es más difícil de soportar por el hecho de que nos interpela sobre el nuestro; pero también porque nos recuerda la posibilidad del suicidio que nos acompaña permanentemente”.

No olvidemos sus nombres: Dimitris, Mohamed, Albert Santiago y tantos otros. Las personas mueren, pero las palabras no mueren nunca. Recordemos sus nombres para recordar sus causas. “Lo que se nombra adquiere fuerza. Lo que no se nombra deja de existir” decía Czeslaw Milosz. Recordemos sus nombres para sembrar de esperanza su desesperanza. Para no olvidar la tarea pendiente. Para no ceder. Para honrar su memoria. Para que su suicidio no sea, además, la inmolación de la política. Ni la nuestra.

Enlaces de interés:
Presupuestos QR (Artículo 13, 4.04.2012)
Rajoy, 100 días de comunicación (Artículo 12, 1.04.2012)
Imparable (Artículo 11, 30.03.2012)
El ‘photocall’ de Rajoy (Artículo 10, 28.03.2012)
Orgullo frente a soberbia (Artículo 9, 25.03.2012)
Una campaña extraña (Artículo 8, 24.03.2012)
Videopolítica (Artículo 7, 22.03.2012)
Griñán: herencias y albaceas (Artículo 6, 20.03.2012)
Estrangular (Artículo 5, 18.03.2012)
Hoy, Idus de marzo (Artículo 4, 15.03.2012)
La silla vacía (Artículo 3, 13.03.2012)
Presidentes a la reelección (Artículo 2, 12.03.2012)
Gestionar la política (Artículo 1, 9.03.2012)

Otros enlaces:
Alegato de Rafael Argullol
El altar de las víctimas de la crisis (El Mundo, 5.05.2012)
Un israelí se quema a lo bonzo en una manifestación de indignados en Tel Aviv (El País, 15.07.2012)

Etiquetas: , ,

Comentarios sobre: Suicidios políticos

  1. Pingback: Lula Bueno
  2. Pingback: eshistoria
  3. Pingback: Mercè Mulet
  4. Pingback: Mercè Mulet
  5. Pingback: PSPV-PSOE Raspeig
  6. Pingback: Emi Escudero Amado
  7. Pingback: PSOE del Raspeig
  8. Pingback: Antoni Gutiérrez
  9. Pingback: Andres Del Moral
  10. Pingback: ximoberna
  11. Pingback: Antoni Gutiérrez
  12. Pingback: Antonete Gálvez
  13. Pingback: Pedro Abellan
  14. Pingback: Antoni Gutiérrez
  15. Pingback: Javier García
  16. Pingback: Samantha Seco
  17. Pingback: andres sanchez
  18. Pingback: almudena cano
  19. Pingback: Víctor M. Conejo
  20. Pingback: Alfonso Alcolea
  21. Pingback: Víctor Arrogante
  22. Pingback: Antonio Recio 27O
  23. Pingback: Gilberto Moscan
  24. Pingback: José Luis Casal
  25. Pingback: Antoni Gutiérrez
  26. Pingback: XescaOnFire
  27. Pingback: Hugo Ricra
  28. Pingback: Esther Navarro
  29. Pingback: Rpsas
  30. Pingback: Enrique Rayón
  31. Pingback: Yolypadi

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *